Eres autónomo y caes enfermo ¿cómo debes solicitar correctamente la baja por enfermedad?

Los trabajadores autónomos pueden solicitar bajas por enfermedad, permisos maternales, e incluso, cobrar el paro. 

Eres autónomo y caes enfermo ¿cómo debes solicitar correctamente la baja por enfermedad?Eres autónomo y caes enfermo ¿cómo debes solicitar correctamente la baja por enfermedad?
  • linkedin
  • google+

Los trabajadores autónomos pueden solicitar bajas por enfermedad, permisos maternales, e incluso, cobrar el paro. Para solicitar cualquiera de estas prestaciones el trabajador por cuenta propia deberá cumplir una serie de requisitos y presentar determinados documentos. Otro dato importante a tener en cuenta es la base de cotización que el autónomo escoja, ya que de ella dependerán los porcentajes de prestación que le correspondan en caso de enfermedad, maternidad o cese de actividad.

Los trabajadores por cuenta propia pueden elegir libremente su base de cotización, siempre y cuando se cumplan los requisitos establecidos por la Seguridad Social, que actualmente va desde la base mínima (893,10€) hasta la máxima (3.642€). Más del 80% de los trabajadores autónomos cotiza por la base mínima, lo que les permite pagar la menor cuota posible, 266,14€.

Para escoger de forma adecuada la base de cotización que más interesa a cada autónomo hay que considerar qué cantidad de ingresos netos mensuales puede llegar a alcanzar con su actividad, ya que aumentar la base de cotización obteniendo ingresos netos bajos comprometería su renta disponible después de haber pagado las cuotas a la Seguridad Social.

Por otro lado, la base de cotización determina la pensión de jubilación que obtendrá el autónomo. Para calcular las pensiones se toman como base los últimos 15 años de cotización, dato que cambiará a partir del año 2027, cuando la base para calcular las pensiones serán los últimos 25 años. Además, a partir de los 47 años los autónomos no podrán modificar libremente su base de cotización, y no hay que olvidar que la edad para retirarse ha pasado de los 65 a los 67 años. Por tanto, aquellos autónomos que hoy en día quieran asegurarse de que podrán cobrar una pensión más alta, deberán aumentar su base de cotización a los 42 años.

Otros dos factores importantes ligados a la base de cotización son las prestaciones por cese de actividad o por contingencias profesionales, éstas se calculan aplicando un 70% a la base reguladora del autónomo, lo que hace variar notablemente la cuantía de la prestación según la base escogida.

Cuando el trabajador autónomo tiene claras qué prestaciones puede solicitar y cómo influye en ellas la base de cotización que haya escogido, es conveniente conocer qué pasos debe dar y qué documentos debe presentar cuando cae enfermo y necesita solicitar una baja.

El primer paso es  estar inscrito en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos. Cumplido el primer requisito se ha de presentar el parte de baja, que le haya facilitado un facultativo, en el Instituto Nacional de la Seguridad Social o en la mutua con la que tenga cubiertas las contingencias comunes.

El siguiente paso es la tramitación del subsidio y optar a la prestación por estar de baja, para lo que el autónomo debe ir a un Centro de Atención e Información de la Seguridad Social o a su mutua. Allí deberá presentar los siguientes documentos: la solicitud firmada por el trabajador autónomo, facilitada por la mutua, por el INSS o descargada desde la web de la Seguridad Social, el DNI del interesado o una fotocopia compulsada, los justificantes de pago de los tres últimos meses, los partes de baja médica y la declaración de situación de la actividad, es decir, una declaración jurada que expone cómo quedará la actividad del autónomo en el periodo de su baja temporal y que va debidamente firmado por el mismo, el documento también se puede descargar en la web de la Seguridad Social.

El trabajador por cuenta propia debe distinguir también los dos tipos de baja temporal a los que puede optar y la prestación a cobrar en cada uno. Por un lado está incapacidad temporal, en la que se cobra el 60% de la base de cotización del mes anterior a la baja desde el cuarto día hasta el 21, y a partir de entonces se cobra el 75%. Por otro, la baja por accidente de trabajo o enfermedades profesionales, en la que se cobra desde el inicio de la baja el 75% de la base de cotización del mes anterior.

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.