En qué se diferencia una hipoteca fija de una variable

¿Prefieres pagar una cuota fija de hipoteca y saber cuánto vas a pagar cada mes, o pagar una cuota variable y beneficiarte de las posibles bajadas? Te contamos la diferencia entre una hipoteca fija y una variable para que elijas la que más se ajuste a tus necesidades.

En qué se diferencia una hipoteca fija de una variableEn qué se diferencia una hipoteca fija de una variable
  • linkedin
  • google+

Es probable que hayas pensado en comprarte una casa durante este año y necesites pedir una hipoteca a un banco. Antes de nada, debes saber que existen fundamentalmente dos tipos de hipotecas: las fijas y las variables. Veamos con detalle cada una.

La hipoteca fija y la seguridad

En España, según los datos publicados en diciembre de 2016 relativos al mes de octubre por el Instituto Nacional de Estadística, de las hipotecas firmadas en ese mes el 28,6% eran a interés fijo y el 71,4% a interés variable.

Por lo tanto, sigue habiendo una aplastante mayoría de hipotecas a interés fijo. Generalmente esto se debe a dos razones, por una parte, muchas personas desconocen su existencia, y, por otra parte, los intereses a pagar en una hipoteca a tipo fijo suelen ser más altos.

Sin embargo, una hipoteca con un tipo fijo de interés te proporcionará seguridad ya que todos los meses sabrás lo que te vas a gastar puesto que no variará, lo que te permitirá realizar previsiones de gastos e ingresos y gestionar mejor tu economía.

La hipoteca variable y sus ventajas

Como veíamos en el párrafo anterior, la mayor parte de las hipotecas que se constituyeron en España en el mes de octubre fueron de tipo variable. Un tipo variable quiere decir que se aplica un índice para revisar la hipoteca (por lo general el Euribor) y que la cuota de la hipoteca podrá subir o bajar según dicho índice.

La ventaja de la hipoteca variable es que cuando bajan los tipos de interés (como está ocurriendo en este momento), la cuota mensual de la hipoteca se reduce por lo que ahorramos dinero. Por otro lado, las hipotecas con interés variable suelen beneficiarse de mejores condiciones en cuanto a los tipos de interés iniciales.

La desventaja, sin embargo, se producirá cuando suban los tipos de interés y nuestra cuota de hipoteca mensual suba también. Esto fue lo que ocurrió durante la crisis económica en España y supuso que muchas personas no pudieran hacer frente al pago de su hipoteca.

En muchos casos los bancos pactan con sus clientes una hipoteca mixta, es decir, una hipoteca en la que existe un plazo inicial en el que se paga un interés fijo y al terminar ese plazo se aplica un interés variable.

¿Qué tipo de hipoteca elegir?

No hay un tipo de hipoteca mejor que otro, la elección de una o de otra dependerá de la situación de cada persona. Hay personas que temen los cambios que se puedan producir en el futuro y eligen una hipoteca fija y otras que se arriesgan y se quieren beneficiar de mejores condiciones, al menos inicialmente, y escogen una hipoteca variable.

Para elegir es necesario tener en cuenta los ingresos con los que puedes contar, los ahorros que tienes y buscar varias opciones entre diversas entidades bancarias.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.