¿En qué países hay una mayor carga tributaria?

Para mantener el llamado Estado del Bienestar, la Administración Pública debe recaptar impuestos para poder financiar todas aquellas políticas destinadas a garantizar una serie de servicios básicos a los ciudadanos. 

Cargas tributarias¿En qué países hay una mayor carga tributaria?
  • linkedin
  • google+

De la misma forma, tiene como finalidades impulsar la actividad económica y, en muchos países, asegurar una renta al llegar la jubilación. Todo ello comporta un importante gasto, que debe financiarse consiguiendo ingresos de los mismos receptores de estas políticas. Por ese motivo, una parte de la renta disponible de las personas y beneficios de las empresas va a parar a las arcas de alguna Administración.

Ahora bien, para conseguir que estos servicios se presten de una forma eficiente y justa, también es necesario que quien gestiona estos ingresos sea escrupuloso y utilice este dinero para su finalidad. Es decir, nos podemos encontrar dos países con cargas tributarias similares pero que, en cambio, la calidad y nivel de servicios públicos recibidos por la población sea distinto. También, que los servicios recibidos por gente con una carga inferior sean más completos que otros que se ven obligados a pagar más. En este sentido, además, debemos añadir otro tema: unos impuestos más altos no siempre aseguran una recaptación mayor. Un impuesto no deja de ser una “distorsión” a la actividad económica y, en caso de subirlos a niveles poco asumibles para la población, pueden provocar una retracción del consumo y hasta una propensión a la evasión o fraude fiscal. En este punto, también entra en juego otro factor: la actitud de la población hacia el bien común. En aquellos lugares donde existe esta mayor conciencia, habrá menos fraude que en aquéllos donde no hay este sentimiento. 

¿En qué lugares la carga tributaria es mayor?                                    

A continuación, mostraremos aquellos países donde sus habitantes y empresas soportan unas cargas tributarias más importantes. Los resultados que se muestran a continuación resultan de un estudio del Foro Económico Mundial, una fundación sin ánimo de lucro ubicada en Ginebra (Suiza). Realizan los cálculos a partir de todos los impuestos a hacer frente resultado de la actividad económica y otros (transmisiones patrimoniales, consumo…). Es importante recordar, pero, que no significa necesariamente que reciban a cambio unos servicios públicos más completos:

  • Argentina: en este caso, el estudio concluye que la tasa supera el 100%. ¿Cómo se puede dar un valor por encima del total ingresado? Los expertos consideran que, si se suma el impuesto sobre el beneficio empresarial más todas las tasas existentes, finalmente el importe a pagar acaba siendo superior a lo que se acaba ingresando. Hay que diferenciar estos datos de lo que se paga en materia de IRPF. En este caso, el país latinoamericano no se encuentra entre las primeras posiciones, sino que son economías europeas las que copan los primeros lugares.
  • Bolivia: otro país de la América del Sur se encuentra entre los que más carga tributaria ponen a la actividad económica y comercial, con un valor de más del 80%. Además de los impuestos tradicionales que podemos encontrar en la mayoría de economías donde se ha desarrollado un Estado del Bienestar, hay el llamado Impuesto a las Transacciones, que graba cualquier ingreso procedente de la transferencia de un bien inmueble y derechos o de su propia actividad. Además de los altos tipos en otros aspectos, éste provoca una subida importante respecto los beneficios empresariales.
  • Tayikistán: se trata de un país asiático ubicado entre Afganistán y China. Es el estado más pobre del Asia Central, aunque disponga de recursos como el algodón y el aluminio. Más de la mitad de su población vive debajo del límite de pobreza, motivo por el cual recibe ayudas de economías occidentales. Si ya es difícil emprender actividad económica en un contexto tan complicado, se añade a este problema un factor más: las empresas deben pagar, entre otros, un impuesto correspondiente al dos por ciento del total de sus ventas (no beneficios, ingresos fruto de la actividad comercial). En una situación de tanta pobreza es una dificultad añadida que pocas compañías pueden soportar con entereza.
  • Colombia: es el tercer país latinoamericano que encontramos en esta clasificación de los cuatro que hemos visto hasta ahora. Su economía depende en parte de la exportación de bienes primarios. Destaca el llamado “impuesto a la riqueza”. Se trata de un tributo, de carácter extraordinario, que se ha empezado a aplicar este 2015 y que durará hasta 2018. Lo deben afrontar aquellas personas y empresas que posean un determinado patrimonio, fijado en 1.000 millones menos deudas. El objetivo es conseguir cuantiosos ingresos públicos a partir de las aportaciones de aquellas personas con más recursos del país, para poder cuadrar las cuentas y abandonar el déficit presupuestario.
  • Argelia: es el país africano con una carga fiscal más alta. Aunque en un principio el gobierno apostaba por industrializar el país, la caída del precio del petróleo les llevó a tomar medidas proteccionistas que han dificultado la entrada de empresas extranjeras y han limitado las relaciones comerciales argelinas con otros países, especialmente aquéllos que podrían estar interesados en invertir allí. La alta carga tributaria es, pues, otro aspecto que lo dificulta.

¿Cuáles son los países europeos con cargas fiscales más importantes?

Si nos centramos en nuestro entorno más próximo, Europa, encontramos que, según este estudio, el país con una mayor carga fiscal es Francia. Este país cuenta con el impuesto sobre sociedades más alto de toda la Unión Europea, del 38%. Solo al llegar al poder, el Hollande anunció un impuesto del 75% para las principales fortunas del país, que criticaron con fuerza tal medida. Se vendió como una “contribución excepcional” para poder afrontar con solvencia los gastos públicos. Ahora bien, finalmente, aunque el Tribunal Constitucional validó la propuesta, se está dejando de aplicar porque la recaudación final conseguida ha acabado siendo mucho menor a la esperada, especialmente debido a la fuga hacia otros países de las principales fortunas. Aun así, durante este año los franceses han visto como les subían varios impuestos, como por ejemplo uno para poder tener televisión en casa.

El segundo país europeo con una mayor carga fiscal es Italia. En este caso, además, tienen un problema añadido: un alto índice de fraude y evasión fiscal. En tercer lugar, ya se encuentra España, que comparte unos problemas muy similares a los italianos. 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.