OPINIÓN

En la nube o geolocalizado, el talento está a un ‘clic’

No hay evento en el que intercambies impresiones con ejecutivos, empresarios y directores de empresas, en el que no se quejen todos de lo mismo... ¡no hay talento! Cada vez que lo escucho mi cara esboza una media sonrisa que les deja atónitos. Y es que nunca ha sido tan fácil encontrar el talento. El problema es si en un mundo cada vez más competitivo, sigues buscando el talento ahí dónde brilla por su ausencia.

En la nube o geolocalizado, el talento está a un ‘clic’En la nube o geolocalizado, el talento está a un ‘clic’
  • linkedin
  • google+

Y la realidad es que hoy todo es más simple o más complicado según se quiera ver. Cuando hablamos de talento debemos asumir que este es el que tiene el poder de decisión, el que elije la empresa para la que trabaja o con la que colabora, no al revés. Recuerdo cómo el mundo profesional se quedaba atónito hace dos años cuando se hizo eco mediático del caso del ‘mejor profesional’ de Verizon que durante años resultó ser un fraude. ¿Os acordáis? Aquél que cobraba 200k de USD y tenía a 3 programadores chinos trabajando para él a los que les pagaba 50k al año.

Cada vez que explicaba el caso la gente se indignaba diciendo, ¿Cómo puede ser? ¿Qué mal ejemplo?... Pocos eran los que reflexionaban y buscaban el lado positivo de la historia, los que veían una oportunidad más que una amenaza.

Las empresas son el conjunto capital humano que las integran, y es el talento de los trabajadores junto a la estrategia de negocio, lo que les permite que innoven, crezcan y sean competitivas a lo largo del tiempo.  Hoy la constante y acelerada evolución de la tecnología, de la información y de las comunicaciones, genera un cambio en la manera de crear equipos, pues conjugan en sus estructuras personas que desde fuera de la organización trabajan a distancia bajo nuevas modalidades de funcionamiento: Híbridas. Del verbo hibridar o conjugar. Se trata de empresas que incluyen en sus estructuras profesionales de planta y otros a distancia por fuera de la plantilla.

Hace tan sólo dos años, proyectábamos: “estamos a un clic del mejor talento del mundo”, hoy es un hecho.

El 2020 está cerca y la tendencia indica que trabajadores y empresas híbridas, serán una de las más preponderantes estructuras para generar negocios. Si consideramos que la generación Y o Millennials la integran más de 1.700 millones de jóvenes en el mundo, tecnológicos, flexibles y creativos; aunque también impacientes, ambiciosos y con altas expectativas para con sus empleadores, nos enfrentamos a un importante desafío

Se trata de personas que impulsan esta nueva maneras de trabajar ya que se sienten parte de este cambio. Cómo es sabido las organizaciones enfrentan una crisis de talento y de estilos de gestión. Cinco generaciones conviven en las empresas con distintas experiencias y hábitos de trabajo. Oxford Economics encuestó a más de 5.400 empleados y ejecutivos. Entrevistó a 29 directivos en 27 países y concluyó que dos tercios de las empresas no han hecho progresos significativos en la creación de una fuerza laboral que responda a sus futuros objetivos de negocio y esto es un problema. ¿Se trata de la necesidad de crear nuevos desafíos? ¿De motivarlos? ¿De crear nuevas aproximaciones audiencias-Marca? ¿De tener más tiempo libre?

Quizá sea más simple. Aceptar que el mundo cambió, que la tecnología trajo consigo un nuevo modelo de desarrollo que vincula a trabajadores con proyectos a través de la nube, quiebra geografías, abre un nuevo mundo de oportunidades y habilita a ser gestores del cambio que trae consigo altos beneficios económicos en las estructuras.

Es una manera de contratación que permite a las empresas acceder a los conocimientos adecuados y exactos en el momento justo para un proyecto específico.

Se trata de algo más profundo que solo un cambio económico, es un cambio cultural y social, casi tan importante como en su momento lo fue la Revolución Industrial. Este cambio a un trabajo mucho más independiente tendrá un gran impacto en los estilos de consumo, en la manera de vivir, en la creación de comunidades y en el poder económico.

Y mientras unos potencian el trabajo en la nube, otros ya hablan del trabajo geolocalizado... Location Matters or not, da igual, al final, siempre estamos a un solo clic del mejor talento.