El 84% de las startups están fundadas por dos o más personas

¿Emprender solo o en compañía?

¿Emprender solo o en compañía? Esta es sin duda una de las grandes incógnitas que rodean a aquellos que quieren emprender, pero que todavía no saben cuál es la mejor opción. 

¿Emprender solo o en compañía?¿Emprender solo o en compañía?
  • linkedin
  • google+

El profesor de la Harvard Business School Noam Wasserman nos da algunos datos y consejos para poder abordar mejor esta disyuntiva. Para empezar, Wasserman asegura que el 65% de los motivos de fracaso de las empresas incipientes se deben a problemas internos entre los equipos fundadores o entre éstos y los inversores. Por lo tanto, si vamos a emprender en compañía deberemos de asegurarnos de que nuestros compañeros de viaje son los indicados para el proyecto.

En este sentido, Wasserman nos da un nuevo dato y es que el 84% de las startups están fundadas por dos o más personas, frente a un 16% que deciden volar solos. Según este académico americano la diferencia entre el que emprende solo y el que lo hace en compañía es que el segundo sueña con crear algo grande, de un elevado valor, y que sabe que para conseguirlo necesita de otras personas que aporten piezas clave.

Si eres de estos últimos, existe el peligro de dejarse llevarse por la inclinación humana de buscar socios que se asemejen a ti. Es decir, gente con una experiencia vital/profesional similar, con una misma formación, o del mismo género, raza, cultura … cualquier cosa que te haga pensar que sois compatibles.

Es en este punto en el que Wasserman recomienda dar un paso atrás y mirar con una perspectiva más objetiva, para valorar si esta persona aporta al proyecto cosas que tú no puedes.

Este profesor recomienda estar seguro de que ese amigo o ese compañero de estudios, con tus mismas inquietudes y habilidades, añade piezas clave al puzzle.

Si por el contrario eres un lobo solitario, asegúrate de que tu proyecto se encuadra en una industria pequeña o de desarrollo lento, de manera que no necesites la ayuda ni el respaldo de nadie.

A continuación Wasserman formula las preguntas que debería de plantearse el emprendedor y el equipo antes de lanzarse a la aventura empresarial.

Preguntas que debería plantearse el emprendedor

  1. ¿Qué capital humano tienes? (Formación, conocimiento de la industria, experiencia tecnológica, etc.) ¿Cuáles son tus principales carencias?
  2. ¿Qué capital social tienes? (Compañeros, conexiones, colaboradores, etc.) ¿Qué huecos existen en tu red?
  3. ¿Cómo te ha preparado tu experiencia profesional y tu formación para lanzar un proyecto en la industria elegida ? ¿Qué carencias tienes y cómo vas a compensarlas?
  4. ¿Cuáles son las principales limitaciones por tus circunstancias personales? Financieras, familia etc. ¿Cómo podrían afectar a la velocidad de desarrollo del proyecto?
  5. ¿Estás evaluando la idea de negocio y el mercado de una manera clara o tu juicio está nublado por la pasión y por el exceso de confianza?
  6. ¿Cuáles son los riesgos de esperar, si decides trabajar como empleado en otro lugar antes de emprender? ¿Qué estás haciendo para asegurarte de no gastar más de lo que deberías para tus proyectos de futuro?
  7. ¿Quiénes son tus potenciales socios fundadores? ¿Qué experiencia tienen? ¿Cómo de parecidos son a ti? ¿Cómo de diferentes sois? ¿Has trabajado antes con ellos? ¿Qué desavenencias se pueden desarrollar entre vosotros?

Preguntas que debería plantearse el equipo

  1. ¿Qué carencias tenemos como equipo? ¿Cómo y cuándo las vamos a suplir? ¿Cómo nos complementamos los unos a los otros? ¿Dónde no nos complementamos?
  2. ¿Estamos preparados para dar el salto en conjunto? ¿Cuánto tiempo y recursos podemos aportar cada uno?
  3. ¿Cómo podemos apoyarnos los unos a los otros? ¿Cómo nos aseguraremos de que haya una comunicación efectiva entre nosotros?