Los productos falsos destruyen empleo y pueden generar problemas de salud

Electrodomésticos, tabaco y textil sufren los mayores gastos en falsificaciones

Aparatos electrodomésticos, tabaco, artículos de vestir y alimentos y bebidas no alcohólicas son, por este orden, los productos que acaparan un mayor gasto entre los consumidores que compran falsificaciones.

Electrodomésticos, tabaco y textil sufren los mayores gastos en falsificacionesElectrodomésticos, tabaco y textil sufren los mayores gastos en falsificaciones
  • linkedin
  • google+

Según datos facilitados por la Asociación Española de Comercio Textil (Acotex), los usuarios se gastan una media de 204,9 euros en electrodomésticos falsificados, 163,3 euros en tabaco, 108,8 euros en ropa y 105,4 euros en alimentos y bebidas no alcohólicas.

Por detrás se sitúan equipos audiovisuales, fotográficos, ordenadores y accesorios (89,4 euros), telefonía (85 euros), accesorios para el automóvil (74,2 euros), artículos y prendas deportivas (64,7 euros), bebidas alcohólicas (64,4 euros) y perfumería y cosmética (67,7 euros).

En relojería, joyería y bisutería falsificada, el gasto medio es de 59,7 euros; en juguetes, 46,1 euros; en productos de limpieza, 44,5 euros; en marroquinería y complementos, 42,5 euros, y en medicamentos y productos farmacéuticos 36 euros. Los principales lugares en los que comprar falsificaciones son mercadillos y rastros (62,6 %), top manta (37,2 %), comercios (21,6 %), internet (21,4 %), supermercados (4,2 %) y grandes superficies (2 %).

Entre los motivos que alegan los usuarios para justificar la compra de artículos falsificados destacan su menor coste (83,6 %), una utilidad similar al original (73,1 %), curiosidad (39,7 %), calidad parecida (35,9 %) o para estar a la moda (34,4 %).

Aunque en torno al 90 % de los usuarios opina que las falsificaciones son de peor calidad y dan un peor resultado que el artículo original, el 29,4 % reconoce que probablemente comprará alguna.

"El tema de las falsificaciones nos preocupa muchísimo. Es clave que los ciudadanos nos concienciemos de que cuando compras una falsificación se está apoyando a una mafia", ha afirmado el presidente de Acotex, Borja Oría.

En su opinión, la falsificación destruye empleo, va en contra de la industria y las tiendas, y hace un flaco favor a la economía del país porque no paga impuestos ni seguridad social. Además, en la mayoría de los casos, las prendas falsificadas son de mala calidad, producen alergias, encogen al primer lavado y destiñen