Riesgos a tener en cuenta si tienes, o piensas tener, un negocio en internet.

Internet se ha convertido en el medio por excelencia para vender productos y servicios de todo tipo, pero crear un negocio en internet y que prospere es algo complicado. De hecho el 99% de las ideas nunca llegan a convertirse en negocios y sólo el 80% de los negocios alcanza el tercer año de vida.

Riesgos a tener en cuenta si tienes, o piensas tener, un negocio en internet.Riesgos a tener en cuenta si tienes, o piensas tener, un negocio en internet.
  • linkedin
  • google+

Hay muchas ideas para vender por internet, productos hechos a mano, servicios de todo tipo, venta mediante afiliación o dropshipping etc. Pero no todas las ideas tienen la capacidad de triunfar o de tener éxito en internet. Por ese motivo, es conveniente analizar qué proceso debe atravesar una idea para lograr tener éxito en la red.

Lo primero que debemos analizar es la idea, para desarrollarla y convertirla en un proyecto, de forma que al comenzar a ejecutarla podamos ver si tienes probabilidades de éxito, si debemos cambiar cosas o debemos abandonarla o cambiarla totalmente. En este sentido, ha sucedido en muchas ocasiones, que una idea de negocio, madura a lo largo del tiempo y va cambiando para adaptarse a sus posibles compradores o usuarios.

Se pueden distinguir 5 riesgos por los que tu idea puede morir en el intento de convertirse en negocio en internet y son los siguientes:

Riesgo del emprendedor.                          

El emprendedor debe creer en su idea, debe ser algo que le guste y que le apasione, si no es muy difícil que pueda venderla porque no podrá transmitir su entusiasmo. Por lo tanto es esencial la motivación del emprendedor. Además, si deseas desarrollar una idea, tienes que tener ciertas habilidades respecto a esa idea, es decir, no puedes desarrollar una aplicación para el mundo de la moda, si la moda no te gusta.

Otro factor importante es el tiempo que el emprendedor dedica a su idea, porque si le da importancia, si le apasiona, encontrará el modo de dedicarle el mayor tiempo a esa idea para hacerla realidad, en caso contrario quizá no sea tan buena idea.

Riesgo del producto.

Es necesario hacerse una pregunta: ¿Tu idea tiene posibilidades de transformarse en un producto? Con la respuesta a esa pregunta, podrás averiguar si existe un riesgo en relación al producto. Es decir, si se trata de un producto o servicio que ya existe o para el cual estás capacitado, probablemente no exista un riesgo en cuanto al producto, pero si se trata de algo muy novedoso y para lo cual no tengas unas determinadas habilidades, es necesario hacer un análisis pormenorizado del tema.

 

Riesgo del cliente.

Es necesario identificar a tu cliente, pero no basta con decir que es una mujer de unos 30-40 años, sino que es fundamental saber quién es, lo que hace, dónde trabaja, todo acerca de esa persona.

Además una vez definido el cliente, debemos ir a preguntarle sobre nuestro producto, qué necesidad satisface, qué le parece. De esa forma testeamos las posibilidades de prosperar de nuestro producto.

Riesgo del mercado.

Para conocer si existe un riesgo en cuanto al mercado nos debemos hacer las siguientes preguntas: ¿Dónde están nuestros clientes? ¿Hay suficientes clientes? ¿Se les puede encontrar de forma sencilla y rentable?

Debemos tener en cuenta que a la hora de emprender, sobre todo al inicio del proyecto, es muy complicado asumir costes altos o costes fijos, por ello, salvo que tengamos un presupuesto de marketing elevado, nos tenemos que hacer las preguntas anteriores para tener claro cómo acceder a nuestros clientes.

Riesgo del negocio.

Es fundamental antes de comenzar un negocio, hacer cálculos. Se trata de tener muy claro en qué vamos a gastar el dinero, de dónde van a venir los ingresos o beneficios, qué progresión puedo tener en los ingresos o beneficios etc. Es decir, deberemos manejar todos los elementos necesarios para tener una visión completa del negocio y de su viabilidad económica.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.