Emprendedores, movilidad y renting

El renting es una fórmula adecuada para acceder a aquello que necesitamos para nuestro negocio sin endeudarnos. Las fórmulas de renting se han ofrecido a las grandes empresas durante los años de crisis más duros, pero hoy en día ya se enfoca más a Pymes y autónomos.

Emprendedores, movilidad y rentingEmprendedores, movilidad y renting
  • linkedin
  • google+

Cuando decidimos embarcarnos en un negocio propio son muchos los pasos que debemos dar. Entre otras cosas debemos hacernos con los bienes que necesitamos para ponernos en marcha, y siempre tenemos que estar atentos a la inversión que hemos realizado y a la obligación de poder mantenerla con éxito.

Por ello, en esos primeros momentos de ilusión pero también de duro trabajo, esfuerzo económico e incertidumbre son muchos los emprendedores, autónomos y Pymes que hoy en día optan por echar mano del renting.

Y si hay algo vital en los negocios es la movilidad. Los emprendedores necesitan ahorrar el máximo en costes, y en desplazamientos el gasto es muy elevado, además necesitan disponer del máximo tiempo posible, por lo que es preferible eliminar trámites y gestiones innecesarias.

Es por estos motivos que el renting de vehículos para Pymes, autónomos y emprendedores supone muchos beneficios para ellos y sus negocios. En concreto, es una fórmula ideal para aquellos que están dando sus primeros pasos.

Adquirir un vehículo conlleva ciertas dificultades: precio, trámites, mantenimientos, etc. No importa si es nuevo o de segunda mano, de entrada tendremos que desembolsar una cantidad de dinero elevada. Cuando en lugar de centrarse en comprar un vehículo, se opta por el renting, el autónomo o emprendedor está eliminando esfuerzos y consiguiendo tiempo para centrar toda su atención en su propio negocio.

Pero en el renting existen varias fórmulas y conviene conocerlas todas antes de lanzarse a dar el paso. Dichas fórmulas no son excluyentes entre sí, lo que supone un motivo más para conocerlas todas, ya que tal vez en un momento dado necesitamos echar mano de más de una de las opciones a nuestro alcance.

Lo básico para decantarse por una fórmula de renting u otra es el tiempo, el tiempo que sabemos que vamos a necesitar usar el o los vehículos. Por ejemplo, si tenemos la certeza de que vamos a emplear los vehículos más de dos años, lo mejor es optar por el renting fijo. Sobre todo porque esta fórmula, muy rígida en el pasado, se ha ido adaptando a las necesidades de las Pymes y emprendedores y resulta un producto muy económico en condiciones estables.

Con el renting fijo el autónomo podrá planificar sus gastos a largo plazo, ya que durante los aproximadamente cuatro años que duran este tipo de contratos, no subirá el seguro, ni llegarán facturas del taller, ni tampoco aumentarán los impuestos, entre otras muchas cosas que sí pueden sucedernos si el vehículo es propio.

Es por ello una opción muy cómoda también, porque el proveedor es quien se ocupará de todo lo relacionado con el concesionario, el seguro, el Ayuntamiento, la DGT, los talleres, etc. Además, el proveedor suele conseguir el vehículo adecuado a cada cliente, siendo de forma habitual modelos novedosos que incluyen los últimos avances tecnológicos en seguridad, eficiencia y respeto al medio ambiente. Muchas Pymes, autónomos y emprendedores suelen encontrar el precio de este tipo de renting elevado, pero si se paran a comparar los gastos que conlleva un vehículo propio, esta opción siempre sale mucho más rentable, sin olvidar los trámites y pérdidas de tiempo que ahorra.

Cuando el periodo de tiempo en que vamos a necesitar el vehículo es una incertidumbre o es estacional, contamos con el renting flexible, una fórmula que ofrece contratos con una duración a la medida de cada empresa, sin penalización por cancelar el contrato antes del plazo previsto. Es un modelo que se adapta a las idas y venidas del negocio; en este momento las necesidades de movilidad de cierta empresas pueden ser unas, pero si en el futuro inmediato cambian, el renting flexible se adapta a ellas. funciona con modelos del stock del proveedor; todos son vehículos jóvenes, con la última tecnología y con inmediatez, al estar en el stock del proveedor. Su precio es un poco más elevado que en el caso del renting fijo, pero al no contar con penalizaciones, la diferencia es muy poca para el servicio que se ofrece.

El Car Sharing Corporativo es la fórmula de renting que se adapta a aquellas empresas con varios empleados, que suelen realizar desplazamientos urbanos cortos para los que se emplea un servicio de taxi o los vehículos particulares de los propios trabajadores (con el pago de kilometraje correspondiente por parte de la empresa). En este caso, los trabajadores tienen acceso a un vehículo de empresa compartido, vehículo que cubre sus necesidades sin tener que contar con un vehículo para cada uno de ellos.

Con esta opción los empleados además tienen la posibilidad de emplear una plataforma telemática que viene con el servicio para publicar sus viajes y comprobar si algún otro compañero va a realizar el mismo recorrido, lo que permitiría compartir el viaje y reducir gastos en combustible. El precio del Car Sharing es algo más elevado que el de otros modelos de renting, pero cabe la posibilidad de que la empresa ofrezca sus vehículos a sus empleados para uso privado durante los fines de semana o días festivos, y con este alquiler privado se cubrirían los gastos de más que conlleva el servicio.

Existen más opciones como el renting low cost, de ocasión o de motos. El primer caso es más económico pero reduce coberturas, lo que a la larga puede resultar peor, por ello se recomienda mejor escoger un vehículo más barato en renting fijo y asegurarse coberturas importantes, como las de neumáticos o ciertas condiciones del seguro. En el segundo caso, al ser vehículos ya usados, el precio del renting se reduce. Y, en último, la diferencia es el tipo de vehículo; la llegada del renting a las dos ruedas busca hacer este tipo de transporte más eficiente y sostenible.

Opciones hay muchas, pero está claro que escoger el renting para la movilidad de las Pymes, autónomos y emprendedores es una buena forma de reducir costes, aprovechar mejor el tiempo y eliminar trámites relacionados con esta parte fundamental del negocio, la movilidad.  

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.