La Caixa, Bonsai Venture Capital y Clave Mayor nos dan las claves

El proyecto no es lo único que enamora y cautiva a un inversor

Un buen proyecto es esencial, pero existen otras variables que llevan al inversor a tomar la decisión de apostar por una idea, como es la química con el emprendedor, la energía que desprende en la exposición, el conocimiento que tenga sobre el inversor o las actualizaciones sobre la idea de negocio en las sucesivas entrevistas, aspectos en los que coinciden los Venture Capital.

El proyecto no es lo único que enamora y cautiva a un inversorLa química entre inversor y emprendedor, factor clave
  • linkedin
  • google+


¿Qué es un Venture Capital?



Se trata de empresas que se dedican a facilitar capital a aquellos emprendedores que desean poner en marcha una startup, las cuales se caracterizan por poseer un elevado potencial y estar en fase de crecimiento.  



Los fondos de Venture Capital acompañan a los emprendedores durante el inicio de su trayectoria empresarial, convirtiéndose en propietarios del activo de las compañías en las cuales invierten. 



Claves para conquistar al inversor



El equipo es tan importante como el mercado al que te enfrentas, el modelo de negocio y los competidores, pero “nosotros no invertimos valorando sólo el proyecto, nos fijamos mucho en el piloto, que es realmente quien tiene que liderar la idea”, indicó Miguel Cobian, representante de Bonsai Venture Capital en Forinvest, encuentro de inversores celebrado en Valencia.



De Igual forma, señala que “llegan emprendedores cargados de energía, que enamoran”, pero deben acompañar su exposición con un conocimiento de lo que hace el Venture Capital que tienen delante y lo que busca “para conquistarlo”.



El hecho de que el emprendedor vaya evolucionando mientras va conociendo al inversor en las consecutivas reuniones, es un aspecto primordial para los Venture Capital. “Que vaya haciendo los deberes durante el año que transcurre desde el primer encuentro y que cada dos meses vaya actualizando su proyecto y nos sorprenda con cosas nuevas”, señala Cobian, que destaca que el inversor se da cuenta de que el proyecto va creciendo y se ilusiona con invertir.



Por su parte, Pedro de Alava, responsable de la oficina en Valencia de Clave Mayor, quien comparte lo declarado por Miguel Cobian, resalta que al invertir lo que buscan es que el emprendedor o el equipo gestor “escuche”, porque no siempre es así.



“Una compañía es como un niño que va pasando por distintas fases, con momentos dulces y no tan dulces. Lo importante es tener una buena química con el emprendedor, porque a la hora de escoger un proyecto entre los muchos que hay, es imprescindible escoger bien con quién te casas", apunta Alava.



En este aspecto, Alava insiste en que es muy importante el “periodo de noviazgo” - las distintas entrevistas que se tienen con el emprendedor - durante el cual se va conociendo al equipo ejecutor de la idea. Sin embargo, desde Clave Mayor aseguran que aunque los proyectos y el mercado sean "buenos", si no hay química, no hay inversión.



En este sentido es aconsejable que los emprendedores se “busquen diferentes novias y preparen bien los encuentros, por que igual que  “nosotros nos leemos sus proyectos y los estudiamos, ellos deben hacer también los deberes”, añade, para posteriormente elegir a aquél con quién “se sientan más a gusto, para que el flechazo fructifique”.



Igual que el emprendedor ha aprendido a minimizar los riesgos, explica Sergio Pérez, de la gestora de capital de La Caixa, los inversores han aprendido a valorar este avance por su parte “ya que sabe acotar los riesgos y eso nos hace sentirnos más tranquilos y nos incita a invertir en sus proyectos”.



No hay proyecto que no tengan riesgo, asegura, porque la propia definición de Venture Capital incluye riesgo, por lo que el emprendedor vaya entendiendo cuales son “nuestros riesgos de entrada, de salida, de gestión o de valor, nos tienen ganados”.



Fundamental es escuchar al emprendedor y ver “dónde nos tenemos que aliar con él, dónde estamos más separados y debemos poner a profesionales para que nos ayuden, como abogados, auditores, para reducir la distancia que hay entre el inversor y el emprendedor”.