El progreso económico cambia el "Made in China"

El gigante asiático está adaptándose a los numerosos cambios

El progreso económico cambia el "Made in China"El progreso económico cambia el "Made in China"
  • linkedin
  • google+

El sector de la manufactura chino en los últimos años ha ido sufriendo un descenso en la demanda global, la razón es la migración a proveedores más baratos del este asiático. Existen empresarios que al ver este panorama piensan que lo más conveniente tal como está la situación es crear su propia marca y vendérsela al mundo.

En el caso de muchos de estos negocios, no forman parte de yuandan, centro neurálgico de “fabricación extra” de todas las copias a marcas de lujo, pero hay casos de fábricas chinas que producen bienes con un gran parecido a los productos que realizan para sus clientes occidentales de marca, que en vez de hacer réplicas de marcas de lujo hacen sus propios productos. Podríamos considerar que es un acto de autoprotección empresarial. La manufactura está cambiando y las empresas si quieren continuar vivas deben renovarse.

Creación de marcas

Take Tuscan es una marca de artículos de piel perteneciente a Sitoy, fábrica que sita en Guangdong (China), produce para empresas del calibre de Michael Kors, Tumi o Prada. Tuscan tiene sus raíces en Florencia, pero Sitoy desde hace media década consiguió hacerse con una licencia de derechos de la marca fuera de Europa, por lo que su funcionamiento es más como una empresa china.
 

Sitoy en la actualidad diseña bolsos Tuscan desde Dongguan y cuenta con un grupo de tiendas monomarca que están presentes en todo China. Los bolsos de alta calidad tienen un precio asequible, 150 euros frente a los 1.500 dólares que tienen diseños equivalentes. En algunos modelos las similitudes con modelos de marcas internacionales son evidentes.

En este caso se encuentra CocoMojo, marca de accesorios de Hong Kong, marca que ha producido para firmas internacionales como Marc Jacobs durante muchos años y que pese a alejarse de la copia, no pueden evitar recordar a modelos de firmas de lujo.

Oportunidad para reinventarse

Pese a que es tentador reaccionar negativamente, al final es beneficioso no solo para el cliente final, también para otros componentes de la industria. La imitación continúa siendo un problema grande en el sector manufacturero de China, pero si se alejan de la copia de diseño puede que se encuentren en una situación de privilegio.

Después de varios años en los que el mercado chino se ajustó a los estándares occidentales, las empresas ahora pueden contratar a jóvenes diseñadores del país con formación en el extranjero, lo que hace que se pueda afrontar una mezcla de ropa original, de calidad y a unos precios bastante competitivos.

Lo que no debemos pensar es que el aumento de las marcas blancas tiene relación con esa exitosa relación existente entre creatividad y economía. Puede que esto funcione en casos aislados, pero como aseguran los analistas, la mejor solución es que tanto las marcas occidentales como las propias fábricas chinas hagan un examen sobre sus prácticas a la hora de trabajar.

China puede aprovecharse de las grandes posibilidades que tiene y asentarse con personalidad y creatividad, una de las consecuencias positivas que estos años de progreso están teniendo para el país.

 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.