“El PE quiere acabar con la tradición de ocultar el beneficiario último de una empresa"

El Parlamento Europeo quiere registros públicos para fideicomisos y propietarios de empresas

Los propietarios últimos de empresas y fideicomisos tendrán que aparecer en registros centrales públicos en los países de la Unión Europea como medida para luchar contra el blanqueo de capitales y la evasión fiscal, según una directiva enmendada por la Eurocámara.

El Parlamento Europeo quiere registros públicos para fideicomisos y propietarios de empresasParlamento Europeo
  • linkedin
  • google+

Los eurodiputados de las comisiones de Asuntos Económicos y de Libertades Civiles han aprobado enmiendas a la directiva de lucha contra el lavado de dinero, en las que prevén registros centrales públicos para recoger información sobre los propietarios y beneficiarios últimos de todo tipo de entidades y actos jurídicos, incluyendo empresas, fundaciones y fideicomisos.

Los europarlamentarios abarcan además a los casinos, pero dejan en manos de los Estados miembros la decisión de excluir a otros servicios de juegos de azar que poseen un riesgo menor para el lavado de capitales y la evasión de impuestos.

"El resultado de este voto es un importante paso hacia adelante en la lucha contra la evasión fiscal y un claro llamamiento a una mayor transparencia", señaló la ponente de la Comisión de Libertades Civiles, la holandesa de Los Verdes Judith Sargentini.

Al aprobar la creación de registros, el Parlamento Europeo "ha demostrado que se toma en serio romper definitivamente la tradición de ocultar el beneficiario último de una empresa", dijo.

Su colega en la Comisión de Asuntos Económicos, el conservador letón Krisjanis Karins indicó que durante años delincuentes en Europa "han utilizado el anonimato de empresas y cuentas inscritas en paraísos fiscales para ocultar sus arreglos financieros".

Sargentini explicó que, si la Eurocámara hubiera dejado a los fideicomisos fuera del alcance de la legislación, se habrían convertido éstos inmediatamente en el "perfecto vehículo para delincuentes deseando evadir impuestos o lavar su dinero obtenido ilegalmente a través del sistema financiero".

Registros públicos

Los Estados miembros tendrán que hacer accesibles públicamente los registros tras apuntarse la persona que quiere ver la información.

Los eurodiputados incluyeron varias provisiones en la legislación enmendada para proteger la privacidad y garantizar que solo se introduzca la información mínima necesaria en el registro.

En este sentido, éstos informarían de qué persona o personas están detrás de un determinado fideicomiso, pero no revelarían detalles de qué contiene ni para qué fin se ha creado.

Las reglas se aplicarán a bancos e instituciones financieras y también a auditores, abogados, contables, notarios, asesores fiscales, gestores de activos, fideicomisos y agentes inmobiliarios.

Relaciones empresariales temerarias

Las nuevas normas también pretenden hacer frente a relaciones empresariales temerarias al identificar al cliente con información y documentos obtenidos a través de una fuente fiable. Además, se tendrán que controlar pagos ocasionales que se realicen en una única operación o en varias vinculadas por 15.000 euros o más y las transacciones en efectivo por 7.500 euros o más.

Los casinos tendrán que estar vigilantes ante transacciones de 2.000 euros o más.

Por último, las dos comisiones también aclararon las provisiones sobre las "personas políticamente expuestas", es decir aquellas con un riesgo de incurrir en corrupción más elevado debido sus cargos.

Las enmiendas tendrán que ser votadas por el pleno en marzo y el nuevo PE que salga de las elecciones de mayo comenzará a negociar la legislación con la Comisión Europea y los países.