La edición colombiana de ‘Innovadores menores de 35’ premia la solución a problemas de forma transformadora

El MIT premia en Colombia una red social ciudadana para denunciar delitos

Medellín es una de las ciudades más violentas del mundo. En sus calles, tiroteos, narcotráfico y secuestros están a la orden del día y la ley del silencio impera entre sus ciudadanos, temerosos de ser represaliados por las todopoderosas mafias. Hacía falta una innovación disruptiva para ayudar a cambiar esa realidad y Santiago Villegas, de 29 años, creó seguridadenlinea.com, una red social ciudadana que permite denunciar delitos de forma rápida y segura.

El MIT premia en Colombia una red social ciudadana para denunciar delitosEl MIT premia en Colombia una red social ciudadana para denunciar delitos
  • linkedin
  • google+

La aplicación, disponible para teléfonos móviles inteligentes y vía web, permite ver un mapa de todas las denuncias presentadas por los ciudadanos en la ciudad, conocer cuánta gente ha consultado esas denuncias y pulsar sobre el botón ‘Me afecta’, que lleva un contador del número de usuarios de la aplicación que resultan perjudicados por ese delito o infracción.

La aplicación creada por Santiago Villegas colabora con el Ayuntamiento de Medellín y ha recibido 2.000 denuncias en tres meses. Ahora, también está disponible en la capital colombiana, Bogotá.

Los últimos premios ‘Innovadores menores de 35’ de EmTech Colombia se han caracterizado por galardonar aplicaciones que se enfrentan los problemas de la ciudadanía del país de una forma transformadora. Es el caso de Miguel Borbón (31), que ha creado una turbina que aprovecha la corriente de los ríos para generar energía en poblaciones aisladas.

David de los Ríos (26) transforma los papeleros en bloques de construcción ecológicos, Mauricio Hoyos (29) ha generado puntored, un sistema electrónico de pagos para la población con escasos recursos y que no está bancarizada.

Otra temática premiada ha sido la biotecnología y la mejora de las condiciones de vida de los discapacitados. María Adelaida Gómez (34) ha creado un sistema de predicción de la efectividad de los fármacos contra la Leishmania en personas a través de un enfoque multifactorial, mientras que Laura Parra (24) ha desarrollado sensores que, asociados a videojuegos, mejoran la rehabilitación de niños con problemas motrices. Daniel Cuartas (27) ha diseñado un seguidor de pupila para ayudar a controlar el entorno a personas de movilidad reducida.

En cuanto al ahorro de energía, un clásico en estos premios en todo el mundo, Mauricio Giraldo (32) ha implementado un carenado de fibra de vidrio que mejora la eficiencia de los trenes de las redes de metro.

Andrés Astaiza (31) ha ideado un método para identificar patrones de compra en grandes establecimiento y pequeños comercios sin necesidad de intermediación humana, mientras que Juan Pablo Reyes (31) ha integrado mecánicas musicales en un videojuego de acción para potenciar la experiencia de usuario.