Ratti, Larson y Martínez debatieron sobre la aplicación de la tecnología en las ciudades

El impacto de las nuevas tecnologías en las ciudades

Coches eléctricos autónomos, viviendas de estructuras modificables, huertos verticales en las fachadas de los edificios, sistemas inteligentes de iluminación o sistemas de gestión de movilidad fueron algunos de los temas más significativos que se trataron durante el panel “El impacto de la nuevas tecnologías  en las metrópolis” que inauguró EmTech España 2013.

El impacto de las nuevas tecnologías en las ciudadesCarlo Ratti (izq) Kent Larson (centro) Juan José Martínez (dcha)
  • linkedin
  • google+


Las ponencias corrieron a cargo de Carlo Ratti, Director del grupo Seanseable City Lab del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), Kent Larson, Director del grupo Changing Places del MIT Media Lab y Juan José Martínez, Director del Laboratorio Integrado de Sistemas Inteligentes y Tecnologías de la Información en Tráfico (LISITT) de la Universidad de Valencia.



Si en algo coincidieron los tres ponentes fue en las ventajas que supone la tecnología tanto para las ciudades como para sus ciudadanos.



El primer caso práctico lo expuso Larson al hablar de los coches eléctricos autónomos, que no sólo optimizarán el uso de energía, sino que en opinión de este científico también salvarán vidas, “ya que los humanos somos peligrosos al volante”.



Según Larson, en el futuro todos los vehículos estarán interconectados, de manera que podrán coordinarse en la circulación, evitando accidentes.



En este sentido, Martínez comentó que los usuarios también podrían elegir entre conducir ellos mismos o no, sin embargo, en caso de que la máquina detectara algún peligro en la vía, ésta tomaría el control del automóvil.



Asimismo, Larson también aprovechó la oportunidad que le brinda este congreso para exponer los proyectos más novedosos desarrollados por su equipo del Media Lab, como el caso de Hiriko, un coche inteligente diseñado para circular por ciudad. Esta máquina apenas llega al metro de longitud y es capaz de plegarse hasta los 60 cm a la hora de aparcar. Asimismo, Hiriko cuenta con las últimas novedades en ingeniería y robótica, con ruedas capaces de girar sobre su propio eje.



Otra de las innovaciones más llamativas presentadas por Larson fue la presentación del concepto de las viviendas con estructuras modificables, que permite alterar los espacios dependiendo de las necesidades. Este proyecto consiste en muros y mobiliarios desplazables, de manera que por ejemplo dos cuartos se pueden convertir en uno, simplemente corriendo una pared, o incluso un dormitorio se puede transformar en un salón escondiendo la cama en el techo.



Desde el MIT Media Lab también llegan los huertos verticales en las fachadas de los edificios concebidos como medios alternativos para una alimentación sostenible.



Por su parte, Carlo Ratti enunció otro novedoso concepto, que lo llamó sensing-acting, que significa primero colectar información de los que está sucediendo en la ciudad, para posteriormente actuar.



A este respecto habló del hubcab, o lo que es lo mismo, el taxi compartido. La tecnología permitiría coordinar los itinerarios de varios clientes, de manera que estos ahorrarían dinero a la vez que se reduciría la contaminación.



Ratti también mencionó el Copenhagen Wheel, una innovadora bicicleta híbrida – manual y eléctrica – que va conectada al móvil que a su vez informa a tiempo real sobre el estado de las carreteras, la polución, o la condición de las vías.



Juan José Martínez sacó a relucir una idea bastante transgresora y es la de pagar por el uso del vehículo privado. Según Martínez, esta tasa de movilidad iría relacionado al uso que se hace del coche, por dónde se circula, así como el tipo de vehículo que se conduce.



Este físico opina que en el futuro todos los vehículos estarán continuamente supervisados, por lo que por ejemplo los radares y cámaras desaparecerán, ya que será la propia máquina la que registrará las infracciones, o incluso no dejará cometerlas.