En el futuro no habrá trabajos, sino fuentes de ingresos

¿El futuro de la economía compartida? Tu tiempo libre

“La mayor revolución en la economía compartida girará en torno al mayor activo de todos. Éste no es ni nuestra casa ni nuestro coche, sino nuestro tiempo libre”, aseguró Brian Chesky, CEO y cofundador de Airbnb, durante una entrevista para la consultora McKinsey.

¿El futuro de la economía compartida? tu tiempo libre¿El futuro de la economía compartida? tu tiempo libre
  • linkedin
  • google+


Chesky cree que la economía compartida generará unos diez millones de trabajos o fuentes de ingresos, lo que en su opinión tendrá un gran efecto en la economía mundial. Por su parte, el periodista y tres veces ganador del premio Pulitzer Tom Friedman habla de que en el futuro la gente no tendrá trabajo, sino fuentes de ingresos.



Para Chesky, el futuro pasa más por las experiencias que por las posesiones. Es decir, no se valorará tanto tener un coche o una casa, como haber podido viajar a cierto lugar y haber tenido una experiencia enriquecedora.



Según el cofundador de Airbnb, la gente en el futuro se moverá más por la reputación, las amistades, sus relaciones y las experiencias que hayan tenido, por este motivo cree que el gran activo del mañana será el tiempo libre de las personas.



“Alguien dirá, se me da bien cocinar, me pregunto si habría alguien al que le gustaría venir a casa a compartir una comida. De esta manera, los consumidores podrán reservar mesa en una casa particular en lugar de en un restaurante. Ésta persona no está tratando de montar un restaurante, simplemente está permitiendo que alguien vaya a su casa a probar algo nuevo. El anfitrión se irá generando una reputación, pudiendo incluso ganar una estrella Michelín sin haber trabajado en un restaurante”, explicaba Chesky.



En este sentido, Airbnb, plataforma de alquiler de casas de particulares, quiere que además de dar cobijo a extraños, les des de comer, para lo que ha desarrollado un programa piloto que se está probando en San Francisco.



Los usuarios ofrecen los menús a través de la web, aumentando las experiencias colaborativas entre los usuarios de la plataforma, comentaba Marisa Coughlin, portavoz de Airbnb, a la agencia de noticias Reuters.