Trabaja para gestionar los fracasos y volverlos a tu favor

El fracaso forma parte de la vida, y aún más de los negocios. Todo el mundo pasan algún momento por un fracaso, y está bien, porque el fracaso puede ayudarnos mucho, y es necesario para crecer y aprender.  

Trabaja para gestionar los fracasos y volverlos a tu favorTrabaja para gestionar los fracasos y volverlos a tu favor
  • linkedin
  • google+

Se trata de un concepto muy subjetivo, primero porque puede deberse a muchas y variadas razones, segundo porque cada persona lo identifica e interpreta a su manera. Sea como sea, lo que deberíamos hacer todos es aceptar el fracaso, analizarlo, y sobre todo tratar de aprender lo máximo posible de él.

Es decir, no podemos dejar que para nosotros el fracaso sea el fin, al contrario, debemos tomarlo como un hecho constructivo, un hecho que funcione como un revulsivo que nos empuje a mejorar y trabajar con más empeño. Atendiendo a esto, el fracaso no es más que otra oportunidad de intentar hacer de nuevo las cosas, y de intentar hacerlas mejor.

Cómo superar el fracaso

Está claro que como en muchas otras cosas, decirlo parece mucho más sencillo que hacerlo. Saber cómo superar una negativa en el campo profesional, una mala crítica, un despido, etc., no es tarea fácil pero tampoco es imposible.

En definitiva, superar un fracaso, tanto en lo personal como en lo profesional, no es sencillo, aún es más complicado saber verlo como una oportunidad, pero lo cierto es que no es imposible si se trabaja cada día en la actitud para lograrlo.

Posiblemente, algunas veces nos sea más fácil no desanimarnos, ya que tenemos días y días, pero como con todo, si trabajamos en la actitud que adoptamos ante el fracaso, con el tiempo será algo natural que convirtamos los batacazos en auténticas oportunidades de mejorar para llegar al éxito.

En primer lugar deberíamos de cambiar el concepto que tenemos del fracaso. Fracasar es un paso más en el camino al éxito, de hecho es un paso previo y necesario para alcanzar el éxito. Y desde luego, el fracaso nunca ha de suponer el final del camino.

Para alcanzar el éxito es necesario haber superado ciertos momentos de frustración; éxito y fracaso son las dos caras de una misma moneda, así que uno no puede existir sin el otro. Si ya has fracasado, enhorabuena, estás más cerca de alcanzar el éxito, y sea como sea, por lo menos sabes que lo estás intentando.

El siguiente paso es no caer en la negatividad cada vez que nos topamos con un bache en el camino. Fracasar no es plato de buen gusto para nadie, y hay que saber asumirlo, pero regodearnos en los aspectos negativos nunca va a ayudarnos en nada, muy al contrario

Lo ideal ante un fracaso es dar con el aprendizaje que se puede desprender de él, y extraer todas las enseñanzas posibles. Es el mejor momento para poder enumerar los errores cometidos, aprender de ellos y asegurarnos de no volverlos a cometer en el futuro. Además, hemos fracasado porque lo estábamos intentando, estábamos trabajando duro, así que a ver nuestro fracaso como una oportunidad de aprender no es abstraerse de la realidad, es ser conscientes de que estamos ahí, en el camino hacia el éxito, cada vez un paso más cerca.

Lo que hacen las personas que triunfan, tanto en el plano personal como en el profesional, es no rendirse y no dejarse atrapar por el pesimismo nunca, muy al contrario, lo que hacen es aprovechar la oportunidad para ampliar su perspectiva y aprender de los contratiempos.

Otra de las actitudes que debemos trabajar para que se mantenga intacta después de un fracaso es la motivación. Por muchas veces que uno caiga, ha de estar dispuesto a levantarse siempre una vez más, y a hacerlo con más entusiasmo. Un no o un tropezón nunca deben tener un efecto diferente a este: estimularnos para luchar más y mejor.

“Aunque suene a locura, os aseguro que arruinarse es algo maravilloso. Enseña una barbaridad. Yo he fracasado más de una vez y me he levantado. Eso puedo decirlo con la voz bien alta pues para mí es algo consustancial al éxito que debiera llegar tarde o temprano. Y si no llega, da igual, lo divertido fue intentarlo” (Una hormiga en París, Marc Vidal)

Superar la adversidad

Mantener una actitud positiva nos va ayudar a proyectar los problemas de una forma diferente, además el optimismo nos ayudará a plantearnos las adversidades y los fracasos como retos que somos capaces de superar.

En el plano laboral hay que aprender a resistir, cuando todo parezca perdido sabrás que aún puedo resistir un poco más. Entrena cuerpo y mente para ello, en estos casos practicar deporte ayuda mucho a ver las cosas con otro tipo de perspectivas.

Trata de ser muy creativo en la búsqueda de soluciones, puedes dar con algo realmente genial, y si no, siempre te divertirás en el camino. Algo importante es centrarse en lo que realmente puedes controlar, analiza tus problemas con lógica y sentido común, y si algo está realmente fuera de tu alcance, busca ayuda en el exterior o sé capaz de reconocerlo a tiempo y dejarlo estar.

Debes creer en ti mismo, en tus capacidades, habilidades y posibilidades, y por supuesto debes trabajar duro cada día para llegar a tus metas. Por el camino, sé valiente y cambia todo aquello que no te guste. Si te fijas en los demás que sea para aprender, deja la envidia un lado porque regodearse en lo bien que les va a otros mientras tú fracasas constituye un comportamiento inútil y nada provechoso. Mejor fíjate en qué hicieron bien los otros y en cómo su triunfo puede ayudarte en tu propio camino.

“Los retos de la vida no están ahí para paralizarte, sino para ayudarte a descubrir quién eres” Bernice Johnson Reagan.

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.