Sentencia del Tribunal Supremo

El ERE de Coca-Cola, declarado nulo

El Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de Coca-Cola Iberian Partners es definitivamente nulo. El Tribunal Supremo ha confirmado la anulación del despido colectivo decretado previamente por la Audiencia Nacional y que afectó a 1.190 trabajadores.

El ERE de Coca-Cola, declarado nuloEl ERE de Coca-Cola, declarado nulo
  • linkedin
  • google+


El Supremo considera que la empresa vulneró el derecho de huelga al derivar parte de la producción a otras plantas de la embotelladora única de la marca de refrescos en España durante la huelga convocada en la planta de Fuenlabrada, en Madrid.



Así, el Alto Tribunal considera que Coca-Cola perjudicó el normal desarrollo del periodo de consultas del ERE, que acabó afectando a cuatro plantas de la embotelladora.



El Tribunal Supremo ha decidido confirmar la nulidad del despido colectivo de la multinacional de refrescos. Considera que, al haber vulnerado el derecho de huelga, se hace "innecesario" analizar el resto de las cuestiones planteadas por las partes. 



Esta resolución del Tribunal Supremo supone para la empresa el pago de los salarios de tramitación a los más de un millar de empleados despedidos y es directamente ejecutiva.



En noviembre, la Audiencia Nacional decretó que Coca-Cola debía ejecutar de forma provisional la sentencia de junio de 2014 en que ya se declaraba nulo el despido colectivo de 1.190 empleados, dentro del plan de la multinacional para cerrar cuatro plantas embotelladoras en España, concretamente en Alicante, Mallorca, Fuenlabrada y Asturias.



Tras esta resolución de la Audiencia Nacional, la empresa interpuso un recurso de casación ante el Tribunal Supremo para tratar de frenar la anulación del expediente de regulación de empleo, aunque el Alto Tribunal ha desestimado finalmente esta demanda.



Coca-Cola Iberian Partners finalmente ofreció un empleo a 351 trabajadores afectados por el ERE de los diferentes centros de producción de la marca en España. Pero, pese a ello, los sindicatos UGT y CCOO recurrieron el auto de la Audiencia Nacional ante el Supremo.