Entrevista a Omar Alonso, técnico de Crater Bodegas

El encanto de Cráter Bodegas y sus vinos artesanales

“La elaboración de vinos tinto de crianza” es la especialidad de la pequeña bodega artesanal de Tenerife Cráter Bodegas, un negocio con encanto que nace por el “impulso de un grupo de amigos apasionados de la agricultura”, cuenta Omar Alonso, técnico del negocio. Pero, ¿qué repercusión tienen este tipo de vinos en España? Vamos a descubrirlo.

El encanto de Cráter Bodegas y sus vinos artesanalesEl encanto de Cráter Bodegas y sus vinos artesanales
  • linkedin
  • google+

Omar, ¿cuántas botellas de vino produce Bodegas Cráter?

Al ser una bodega pequeña solemos producir entre unas 10.000 y 15.000 botellas de vino, depende de la añada. Nosotros tenemos fincas propias de las que obtenemos siempre un porcentaje variable de la uva que damos entrada cada añada, pero, como no siempre se puede garantizar tener la mejor uva, contamos con la labor de nuestros vinicultores que saben cómo queremos las condiciones de la uva y saben cómo trabajamos.

¿Por qué se establece este negocio entorno a la elaboración de vino artesanal?

La mejor respuesta te la daría nuestra gerente, Doña Lourdes, que fue quien creó la empresa en una reunión de amigos y decidió escoger el vino que realiza en Tenerife y llevarlo a una buena barrica, reforzar las propiedades que tiene y realizar un vino tradicional pero serio.

¿Cuál sería el objetivo de Bodegas Cráter?

Elaborar un producto en el que creemos, que elaboramos con mucho cariño y que ha sido un proyecto llevado de la teoría a la práctica.

¿Qué opinas sobre la venta de este tipo de vino en España? ¿Consideras que tiene tirada?

El vino es un producto que hay que trabajar día a día. Una vez que ya tienes el vino después del proceso de fermentación no tienes que olvidarte de él hasta que sea embotellado. Es un “ser vivo” que siente, que tiene unas características fisicoquímicas particulares y cada añada es diferente.

Por otro lado, es complicado valorar la venta de este tipo, por no se trata sólo de una industria sino de una manera de sentir. Ahora mismo el mercado está saturado, ya que hemos pasado una época difícil en todos los aspectos y hay que recomponerse.

¿A qué te refieres en que es “una manera de sentir?

Cuando tú elaboras un producto de forma industrial es todo muy mecánico, todo muy controlado. Sin embargo, cuando realizas algo de forma muy tradicional dedicas más sentimiento, más cariño.

A la hora de involucrarte en los diferentes quehaceres te planificas todo al detalle y obtienes resultados distintos cuando elaboras el producto.