El emprendedor social. ¿Qué cualidades debe tener?

Cuando pensamos en un emprendedor nos viene a la cabeza aquella persona que tiene una buena idea de negocio y, obviamente, que cuenta con la personalidad adecuada para superar todo el riesgo que supone emprender con éxito, superando dificultades y sabiendo tomar las decisiones adecuadas en el momento adecuado. Pero, ¿qué debe aportar un emprendedor social para ser considerado como tal?. 

El emprendedor social. ¿Qué cualidades debe tener?El emprendedor social. ¿Qué cualidades debe tener?
  • linkedin
  • google+

No basta tener una gran estrategia empresarial, además debe contar con un claro interés por lograr que esa estrategia no se quede sólo en éxito profesional si no que, pueda ayudarle a conseguir también cambios sociales o ambientales que prevalezcan en el tiempo.

¿Y qué es lo que se requiere para ser considerado emprendedor social?

Pues teniendo en cuenta que cada persona es diferente a otra, con distinta formación, experiencias, visiones y valores, etc., podremos encontrar multitud de rasgos, de momento, analizaremos algunos de los más comunes y destacados.

> Innovación. Los emprendedores sociales son inquietos, curiosos y constantemente están cuestionándose cómo influiría en la sociedad que se hicieran las cosas de un modo diferente. Todo esto les lleva a innovar y a dar con soluciones poco convencionales, implementando en los productos y servicios cambios que los hacen más efectivos.

> Responsabilidad social. Su motivación viene de su compromiso por resolver un problema social. La pasión que ponen en este empeño, les lleva a superar cualquier obstáculo que surja en el camino.

> Ingenio. La falta de recursos y dificultades no le detienen. Tiene una fuerte determinación por conseguir saciar cada una de sus motivaciones, y para lograrlo: investiga, establece las conexiones necesarias y coopera con aquellos que pueden ser de utilidad para lograr los objetivos. De esta forma, siempre logra emprender su proyecto.

> Enfoque. Lo normal es que sus proyectos se salgan de lo normal, tiene su visión de lo que desean hacer, y de cómo no deberían hacerlo, y se enfocan en ella transformándola en su misión. Ni las opiniones en contra, ni los retos (por muy grandes que sean), logran amedrentar los ni apartarlos del camino que se han fijado.

> Independencia. Los emprendedores sociales son líderes. Son muy capaces desoló citar ayuda cuando la necesitan, y de cooperar con otros cuando saben que deben hacerlo. Pero son los que toman la iniciativa y emprenden. Emprenden aún cuando no tienen todas las repuestas, porque saben que, a lo largo del camino y con esfuerzo y dedicación, encontrarán las respuestas y apoyos necesarios para lograr completar su misión.

> Abierto. El emprendedor social está abierto a aprender siempre. Es importante reciclar los conocimientos continuamente, tanto los relativos al negocio, como aquellos que tengan que ver con mejoras o avances en la misión social que se haya propuesto.

> Escalabilidad. Puede que el negocio comience a nivel local, pero el emprendedor social tiene claro que para ser realmente social, su concepto de negocio debe ser aplicable a otros lugares con circunstancias totalmente diferentes, que puedan beneficiarse también de los logros y valores positivos que su idea de negocio conlleva.

> Optimismo. Podemos pensar que, si el emprendedor cree que puede cambiar algo que parece funcionar mal en la sociedad, es probable que lo haga desde la frustración o desde el inconformismo. Probablemente así sea, pero también parte del optimismo, de una visión en positivo de lo que puede generar el mercado, confiando en que el esfuerzo, la perseverancia y la creatividad pueden aportar siempre soluciones satisfactorias a los problemas.

¿Y tú? ¿Tienes madera de emprendedor social?

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.