Delegar poder a los empleados para que sientan el proyecto como propio

El empowerment mejora el rendimiento de la empresa

Hoy en día se sabe que para ser una gran empresa uno de los factores más importantes a tener en cuenta por parte de  las compañías es su capital humano. Por este motivo la  política de empresa siempre debe pretender impulsar cambios positivos para aumentar las fortalezas de su personal, capacitándoles y poniendo a su disposición todas las herramientas necesarias para poder desarrollar el trabajo con la mayor eficacia posible.

El empowerment mejora el rendimiento de la empresaEl empowerment mejora el rendimiento de los empleados
  • linkedin
  • google+

En muchas compañías encontramos una estructura piramidal, pero los nuevos estilos de dirección apuestan por estructuras horizontales donde se fomente el concepto de autogestión, dando acceso a la información, a la posibilidad de tomar decisiones, donde se potencie el pensamiento positivo y emprendedor; el “no se puede” queda descartado.

Uno de los conceptos más innovadores que existen actualmente a la hora de crear equipos de trabajo es el denominado “Empowerment”. Este se basa en delegar poder a los empleados para que sientan la empresa como propia; eso hace que estén motivados y, por lo tanto, aumente su productividad.

Para conseguir los objetivos en los diversos proyectos que tiene una empresa es fundamental crear una buena relación entre el jefe y el trabajador. Cuando se crea un grupo de trabajo para sacar adelante un proyecto se debe contar con empleados responsables, que compartan liderazgo y colaboren en la mejora del proceso de trabajo, planeando y tomando decisiones.

Las características de un equipo empowerment es que se comparte liderazgo y responsabilidades, se tiene capacidad de evaluar y todo el equipo proporciona ideas, es decir, el empowerment capacita, da autoridad y responsabilidad, se confía en el equipo y se piensa en la mejora continua.

Las ventajas de esta cultura empresarial es que al darle al empleado confianza se impulsa su autoestima y el trabajo se convierte en un reto y no en una carga, el trabajador toma sus propias decisiones controlando su trabajo lo que hace que su rendimiento se pueda medir con más precisión y se le pueda reconocer realmente por sus ideas y esfuerzos.

Como conclusión se podría decir que con el empowerment se maximizan capacidades, competencias, destrezas y habilidades del capital humano de la empresa. Se podría considerar como una estrategia de gestión siendo totalmente recomendada para aplicarla en el plan de negocio, llegando a ser más eficientes y mejorando resultados dotándolos de mayor calidad.

No obstante, destacar que lógicamente para poder delegar de esta manera en el personal de la compañía los gerentes deben conocer bien a sus trabajadores y los roles tienes que estar bien definidos.