La financiación colectiva de proyectos emprendedores despega en España

El ‘crowdfunding’ abre el universo de las startups a los ahorradores

Internet abre nuevas fronteras para las empresas y no solo porque facilita llegar con sus productos a cualquier mercado de mundo. La web colaborativa tiene su reflejo en el mundo de las finanzas, donde la tecnología permite ya saltarse a los inversores institucionales como intermediarios del proceso para llevar los ahorros de los ciudadanos al mercado de startups

El ‘crowdfunding’ abre el universo de las startups a los ahorradoresEl ‘crowdfunding’ abre el universo de las startups a los ahorradores
  • linkedin
  • google+


Se trata del ‘crowdfunding’, una forma de financiación colectiva en la que un grupo amplio de personas aporta fondos u otros recursos para financiar iniciativas de otros. Los primeros cálculos afirman que el ‘crowdfunding’ movió unos 2.700 millones de dólares en el mundo y el número de campañas de captación de fondos por estos medios habría alcanzado el millón en 2012.



Existen muchas formas de ‘crowdfunding’, desde las donaciones con fines sociales hasta las microinversiones en empresas de nueva creación, pasando por préstamos de persona a persona y compras avanzadas de productos no disponibles aún en el mercado. Esta forma de financiación está cogiendo tanta tracción que incluso la Comisión Europea se ha fijado el objetivo de impulsar el ‘crowdfunding’. Con este objetivo está recopilando información y ha convocado una consulta entre emprendedores y usuarios a través de internet.



En los últimos años ha aparecido en el mercado múltiples plataformas de financiación colectiva en España, unas generalistas y otras específicamente enfocadas a financiar proyectos emprendedores, aunque las cifras totales del número de operaciones y del montante de las inversiones aún muestran números modestos.



Inventure Cloud plantea un proceso en siete pasos que van desde la publicación de la idea hasta la fabricación y puesta en el mercado del producto, pasando por una etapa en la que los propios usuarios valoran y hacen aportaciones antes de entrar en la fase de recogida de fondos. Para ello, es precisa una evaluación previa de la propia plataforma sobre la viabilidad del proyecto.



Alicia Fuentes, fundadora de Inventure, describe su proyecto como una “plataforma que permite conseguir fondos y desarrollar productos colaborativos”. El objetivo es “desarrollar las ideas de la comunidad a través de campañas de ‘crowdfunding’”.



Otro ejemplo español es The Crowd Angel, que pone el foco en salvar las dificultades con que se encuentras los ahorradores e inversores particulares a la hora de invertir en starups, entre ellos, la escasa información que reciben estos particulares comparada con las fuentes de información que tienen las empresas cotizadas en bolsa y la falta de una metodología que aporte seguridad al proceso.



El CEO de The Crowd Angel, Ramón Saltor, afirma que la plataforma recibe proyectos, los analiza y, aquellos que pueden resultar más interesantes, se publican en internet para que puedan leerlos los posibles inversores. Todo el proceso, incluidos los contratos de inversión, están estandarizados y las participaciones en las empresas se dividen en ‘tickets’ de 3.000 euros. El inversor, además del contrato de inversión, firma una sindicación de las empresas en las que se elige a dos representantes de los inversores en el consejo de administración de la nueva empresa.



Una vez hecha la aportación de fondos a la empresa, los inversores cuentan con un espacio en la plataforma donde pueden ponerse en contacto con los administradores de la empresa y reciben informes periódicos de la evolución de la compañía, de forma que se asimilan a los inversores en empresas cotizadas.



Saltor explica que The Crowd Angel nace de la experiencia de Inveready, una empresa de venture capital barcelonesa. Desde mayo de 2012 han cerrado cinco operaciones por un importe total de 1,1 millones de euros y actualmente tienen abierta una sexta operación que también huele a éxito. De los 51 inversores que han participado en las distintas operaciones, diez han repetido en la plataforma y 26 de ellos era la primera vez que invertían en una startup.