El sector ha perdido el 45 % de puestos

El consumo de cemento caerá un 21 % este año y tocará fondo en 2014

El consumo de cemento se hundió un 24 % en el primer semestre de este año, según los datos de la patronal cementera Oficemen, que prevé para finales de este año que este descenso se modere hasta el 21 % y que toque fondo en 2014.

El consumo de cemento caerá un 21 % este año y tocará fondo en 2014El consumo de cemento caerá un 21 % este año y tocará fondo en 2014
  • linkedin
  • google+

En este contexto de caídas prolongadas del consumo, el sector cementero advierte además del impacto negativo de la última reforma energética aprobada por el Gobierno y reclama que se mantengan las partidas de interrumpibilidad -posibilidad de interrumpir el suministro a las industrias a ciertas horas a cambio de una tarifa más favorable- para poder mantener su competitividad.

Con las previsiones para cierre del año, la demanda doméstica se mantendrá ligeramente superior a los 10 millones de toneladas y equivaldrá a un consumo per cápita de 230 kilogramos por habitante, una cifra por debajo de la del año 1962 y que solo supera a la que se registra en Grecia y Reino Unido, donde se apuesta más por el ladrillo que por el cemento para la construcción.

El presidente de la patronal, Isidoro Miranda, también solicitó que se lleven a cabo aquellos proyectos que ya están adjudicados, que se incrementen las licitaciones, que se apueste por el hormigón "Made in Spain" para la construcción de carreteras y que se duplique la partida de inversión anual contemplada en el Plan de Infraestructuras, Transporte y Vivienda (PITVI) 2012-2024, que varía desde el 0,94 % al 0,89 % del PIB dependiendo del escenario.

En este sentido, en el que el sector ha perdido desde el inicio de la crisis el 45 % de sus trabajadores, Oficemen cree que un crecimiento sostenible debería alcanzar las 200.000 licitaciones, desde las 45.000 actuales y que el nivel impositivo eléctrico debería ser inferior al actual.

"Como país no nos podemos permitir seguir paralizando la obra pública ya que hipotecamos nuestro futuro", añadió Miranda, al tiempo que ha incidido en el mantenimiento de las infraestructuras, en la rápida dinamización del empleo que representa cada euro invertido en la construcción y en la necesidad de reducir cuatro veces el consumo energético de un hogar hasta los 50 kilovatios/hora por metro cuadrado.

El sector, que se encuentra funcionando al 40 % de su capacidad, exportó 3 millones de toneladas hasta junio, el 6 % más, un aumento que, sin embargo, no es suficiente para cubrir la fuerte caída del mercado doméstico.