• linkedin
  • google+

El valor añadido bruto (VAB) se redujo el 5,8 % en términos anuales, mientras que en el primer trimestre de 2012 esta variable descendió un 3,6 %.

El retroceso fue generalizado por sectores, en un contexto en el que continuó la caída de la demanda nacional y en el que las ventas al exterior siguieron ejerciendo un efecto positivo sobre la cifra de negocios.

Por sectores, la mayor caída del VAB se registró en la energía, un 7,8 %, frente al 1 % que había descendido un año antes, y dentro de esta rama destacan las disminuciones experimentadas en el subsector de la producción de la energía eléctrica, gas y agua (un 5,5 %) y en las sociedades de refino de petróleo (32,5 %).

Los descensos en los sectores de comercio y hostelería y de información y comunicaciones fueron también elevados (6 % y 4,9 %, respectivamente), afectados por la debilidad del consumo, mientras que en la industria la contracción fue del 3,6 %.

Disminución de empleo

Los gastos de personal descendieron un 1,5 % durante el primer trimestre de 2013, lo que se debió a la reducción del 3 % del empleo medio en las empresas analizadas, compensada en parte por el crecimiento del 1,5 % en las remuneraciones medias.

 La caída del empleo medio fue el doble de la observada durante el mismo período de 2012 y cuatro décimas más elevada de la registrada en el conjunto del año anterior.

El desglose sectorial desvela que las disminuciones del número medio de trabajadores fueron generalizadas, siendo especialmente acusadas en la energía, del 6,1 %, mientras que la rama de información y comunicaciones también registró un retroceso superior al de la media, del 4,5 %.