Sólo un 8,7% de los profesionales disponen de estos sellos

El alto coste impide a los autónomos acceder a certificados ambientales

El colectivo de autónomos encuentra dificultades para tramitar certificados de gestión ambiental. Sólo el 8,7% dispone en su negocio de alguna certificación en este sentido. La implementación tanto de la ISO 14001 como del Reglamento EMAS 661/2001, debido a su coste económico, no están al alcance de todos los autónomos y son las empresas de cierto tamaño o grandes empresas quienes optan a ellos de forma diferenciada. 

El alto coste impide a los autónomos acceder a certificados ambientalesEl alto coste impide a los autónomos acceder a certificados ambientales
  • linkedin
  • google+

Otro factor que dificulta su obtención es que estos certificados están orientados a actividades económicas que cuenten con mayor estructura, según los resultados del estudio “Análisis de factores que frenan la eco-innovación de las empresas de trabajadores autónomos en España y propuesta de mejoras”, realizado dentro del programa “ATA Emprende Verde”, en colaboración con Fundación Biodiversidad.

A pesar de que únicamente el 8,7% de los autónomos encuestados dispone en su negocio de alguna certificación de gestión ambiental, los datos del estudio reflejan cómo el 90,9% de los autónomos afirma que en el desarrollo de su actividad tienen en cuenta prácticas respetuosas con el medio ambiente.

Como se desprende del estudio realizado por ATA, la eco-innovación puede definirse como una innovación que aplicada a un producto o servicio  crea un valor añadido. En las empresas permite reducir costes, mejora la capacidad de aprovechar las nuevas oportunidades de crecimiento y refuerza su reputación entre los clientes. Las eco-industrias tienen un volumen de negocio estimado de unos 227.000 millones de euros, que equivalen al 2,2% del PIB de la UE, y da trabajo directo a 3,4 millones de personas en Europa.

En cuanto a los sectores de actividad, y a pesar de que todos están innovando en mayor o menor medida, la eco-innovación es una realidad en la agricultura, la ganadería, actividades forestales y turismo. En concreto, en cuanto al turismo, cada vez es mayor la oferta de alojamientos verdes que ofrecen al turista una gestión ambiental o bien criterios diferenciadores como pueden ser edificios bioclimáticos y construidos con materiales naturales.

La agricultura tiene la posibilidad de establecer prácticas que minimicen el consumo de agua o que reduzcan o eliminen la aportación de al terreno de productos fitosanitarios u otras sustancias contaminantes. La ganadería intensiva ha incorporado en su manejo la utilización de las TICs, con el fin de mejorar procesos de producción. El sector forestal, por su parte, tiene la oportunidad de implantar una gestión sostenible en la explotación de sus recursos y constituye una alternativa real a los sistemas de calefacción basados en combustibles fósiles.