El activo no corriente, la parte más importante para una empresa

El Balance de cualquier Sociedad está compuesto por el Activo, y el Pasivo. Empezaremos por el Activo, el cual está compuesto por los bienes y derechos de una compañía. 

Activo no corrienteEl activo no corriente, la parte más importante para una empresa
  • linkedin
  • google+

Dentro de este conjunto de elementos, debe hacerse distinción entre dos grupos: por un lado, aquellos que forman parte del Activo No corriente de los que componen el Activo Corriente. Los criterios son los siguientes:

Medios de producción: formarán parte del Activo No Corriente aquellos bienes que no estén destinados a la Venta propiamente dicha, sino que forman parte del patrimonio de la Compañía y que permiten la fabricación de los productos o la prestación de servicios, como pueden ser, por ejemplo, en el caso de un fabricante de coches, las cadenas de montaje, las herramientas, etc. o en un despacho de abogados, los ordenadores, aunque dependiendo de la actividad no siempre son necesarios.

Inversión: en el Activo No Corriente encontraremos aquellos elementos que, por su naturaleza y por regla general, se pretende que permanezcan en la empresa durante más de un ejercicio y no se tiene intención de que varíen en el tiempo.

ACTIVO NO CORRIENTE

Dentro de esta parte del Balance, habría que destacar, como los más importantes, los siguientes:

  • Inmovilizado intangible: lo componen aquellos elementos que se pueden cuantificar económicamente, son perfectamente identificables pero no tienen una apariencia física. Los ejemplos más claros son los programas informáticos o las patentes y marcas, puesto que son derechos que tiene su propietario a usarlos para el desarrollo de su actividad durante un largo periodo de tiempo. Dentro de este concepto está también se encuentra recogido el fondo de comercio.

 

  • Inmovilizado material: está formado por aquellos bienes tangibles, sean muebles o inmuebles, que se usan de forma permanente en la actividad de la empresa, que tienen una vida útil concreta, que están marcados por el desgaste que puedan tener, así como por la evolución tecnológica y que no están pensados para la venta, sino para la producción. Casos de este tipo de inmovilizado son la maquinaria y los edificios, el mobiliario, los ordenadores, los vehículos, etc. los cuales durante su vida útil pierden valor con el paso del tiempo, la llamada amortización.

 

  • Inversiones financieras a largo plazo: suelen ser acciones (que coticen en bolsa o no) o participaciones en otras sociedades que no tengan vinculación alguna con la empresa y cuya duración sea siempre superior a un año. En este grupo también se incluyen las fianzas a largo plazo, como pueden ser por alquiler u otras.

En el supuesto de las inversiones financieras a largo plazo, se puede tomar en consideración, en vez del valor de adquisición, el valor de cotización del día en que fueron adquiridas.

Los criterios para reflejar estos componentes del Activo No Corriente son muy claros:

  • Valor de adquisición: lo forman el precio del bien o derecho (coste directo), así como todos aquellos costes necesarios para su puesta en funcionamiento (indirecto), que supondrán un mayor valor del mismo. En el caso de la maquinaria, es el precio pagado por la misma más los costes de transporte, si los hay, hasta el sitio donde debe ser instalada, los técnicos que la pongan en marcha, etc. o, en el caso de los programas informáticos, la puesta a punto de los mismos.

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.