Un informe apunta las oportunidades de negocio de las aseguradoras en este sector emergente

Economía colaborativa: los retos pendientes

La economía colaborativa, como el coche compartido y el alquiler entre particulares de apartamentos y habitaciones, experimenta un boom gracias a las nuevas tecnologías. 

Economía colaborativa: los retos pendientesEconomía colaborativa: los retos pendientes
  • linkedin
  • google+

Aplicaciones y webs como Airbnb, Uber y BlaBlaCar ha irrumpido con fuerza en sectores tradicionales y, en ocasiones, fuertemente regulados para traer una corriente de aire fresco.

Accenture ha lanzado el informe ‘Lead the Pack or Follow the Leader. Insuring Risk in the Sharing Economy’, en el que hace un análisis de la situación del sector de la economía colaborativa. El documento cita a Uber y a la empresa española BlaBlaCar, que por su fuerte crecimiento están provocando una gran polémica en España por entrar en competencia con los sectores del taxi y de transporte de viajeros por carretera.

Sin embargo, dos grandes retos asoman en el horizonte. Los riesgos regulatorios y la cobertura de cuestiones de responsabilidad son temas pendientes de resolver para consolidar este nuevo sector emergente:
 

  1. Riesgos regulatorios. El rápido crecimiento de la economía colaborativa ha generado mucha atención por parte de las autoridades regulatorias, así como de los sectores afectados por esta emergencia. Es el caso de los taxistas, que han protagonizado protestas y presionan a los reguladores para que establezca parámetros para estas nuevas empresas. La respuesta no se ha hecho esperar y autoridades nacionales, regionales y locales han empezado a crear normas específicas. Estas regulaciones van desde regular el tiempo mínimo para reservar coche (Francia) hasta multas para los taxistas que usen Uber (Bruselas y Berlín). La tendencia a la regulación seguirá aumentando y todavía no se ha encontrado una solución válida y común para distintas zonas geográficas.
     
  2. Seguros y cuestiones de responsabilidad. La mayoría de pólizas de seguro para particulares especifican, tanto para los automóviles como para los hogares, que no están cubiertos los usos comerciales de los vehículos y las viviendas privadas. Entonces, ¿qué ocurre en caso de una demanda por parte de un viajero o huésped en caso de sufrir un accidente? ¿Y si es el usuario el que provoca daños en los bienes? Los seguros comerciales no parecen la solución, dados los altos costes, que hacen imposible su contratación para usos comerciales esporádicos. Airbnb ha empezado a ofrecer seguros, pero ni siquiera cubren daños personales.

¿El próximo ‘El Dorado’ de los seguros?

Accenture apunta en su informe que la economía colaborativa puede convertirse en una importante fuente de ingresos para las aseguradoras, un sector fuertemente competitivo y ávido de nuevos nichos de mercado. “La economía compartida representa una fenomenal oportunidad para aquellas asegurados que se conviertan en pioneras en esta arena”, explica la consultora.

Las compañías de seguros tienen ante sí el reto de desarrollar productos que se alineen con los intereses de las compañías de economía colaborativa y sus clientes. En el lado negativo, existen riesgos adicionales como la falta de datos históricos y la falta de unas fronteras claras entre uso privado y colaborativo.