Las prendas Ecoalf están fabricadas con materiales reciclados

Ecoalf, la moda sostenible española en la que confían Apple y Gwyneth Paltrow

Apple, Gwyneth Paltrow, Galeries Lafayette o Bloomingdales son solo algunos de los adeptos del concepto ‘diseño y moda sostenible’ que propone la marca española Ecoalf, una firma que fabrica sus productos íntegramente con materiales reciclados.

Ecoalf, la moda sostenible española que encandila a Apple y a Gwyneth PaltrowEcoalf recicla los posos de café para confeccionar algunas de sus prendas
  • linkedin
  • google+


“Tenemos un concepto y un producto que es francamente único. No es fácil entrar en esas tiendas y lo hemos conseguido en poco tiempo”, relata José Múgica, consejero delegado de Ecoalf, una empresa que en apenas dos años ha conseguido introducir su marca en tiendas de la talla de Galeries Lafayette (París), Bloomingdales (Nueva York), Isetan (Tokyo), además de haber colaborado junto con Apple y Goop, tienda de comercio electrónico fundada por la actriz Gwyneth Paltrow.



¿Cómo lo han conseguido?



A continuación, Múgica nos desvelará los motivos del fulgurante éxito de Ecoalf, una empresa “única” dentro del mundo de la moda que combina el diseño con el reciclaje de una manera magistral.



Somos capaces de convertir recursos ya existentes (basura) en materiales y tejidos de primerísima calidad. Si te los enseñan, nunca podrías decir que su origen fue una botella de plástico, una red de pesca o restos de café. Estos tejidos los convertimos en prendas de vestir y accesorios”, nos explica Múgica, un enamorado de su trabajo y de la marca y el concepto que representa.



Para analizar el éxito de Ecoalf, primero tenemos que saber qué es Ecoalf y cuáles son sus valores.



“Nos planteamos crear algo que fuera distinto y que tuviese algo que aportar al planeta, manteniendo el diseño. Para eso optamos por el reciclado. Ecoalf surge por una inquietud genuina de la gente que estamos aquí y para darle respuesta a lo que es un problemón en el mundo, que es el consumo desenfrenado e ilimitado de recursos”, señala Múgica, quien junto al resto del equipo de Ecoalf ha demostrado que es posible reutilizar recursos ya existentes para elaborar “cosas que son igual de buenas y de bonitas y con las misma cualidades técnicas que aquellas que proceden de recursos nuevos”.



¿Cómo es el proceso de convertir la basura en ropa de diseño?



Redes de pesca, neumáticos, restos de café, botellas de plástico, algodón post industrial y lana post industrial son los materiales que recicla Ecoalf para confeccionar sus productos, cada vez más apreciados y demandados en todo el mundo.





“Tenemos partners en diferentes partes del mundo que son capaces de reciclar esos materiales, convertirlos en hilo para finalmente convertirlo en tejido. Dependiendo de dónde se genera el residuo, es allí donde somos capaces de reciclarlo y generar el tejido. Es allí también donde fabricamos el producto final”, precisa Múgica, quien explica que para establecer un punto de producción en un lugar determinado, tiene que existir también la tecnología adecuada.



No en cualquier lugar se puede fabricar cualquier prenda. Por ejemplo, en España se dan las condiciones para fabricar chanclas procedentes del reciclado de neumáticos.



“Todo el proceso se hace aquí (La Rioja). Este proyecto lo pusimos en marcha junto con Signus (Sistema Integrado de Gestión de Neumáticos Usados) y después de mucha inversión e investigación se dio con la forma de convertir ese neumático en chanclas”, señala Múgica, quien por otro lado advierte de tecnología de reciclado en España.  



Si bien hemos dicho que Ecoalf lleva dos años operando, fue en 2009 cuando arrancó el proyecto, que necesitó de varios años de investigación para ver “qué se podía hacer dentro del mundo del reciclado con tejidos”, invirtiendo y dedicando muchos recursos para convertir la basura en diseño.



El reciclaje en la moda no es exclusividad de Ecoalf, sin embargo, según Múgica, sí es cierto que no existe otra empresa que se dedica plenamente a ello, y es que “lleva mucho trabajo y esfuerzo y los procesos no son tan sencillos”.



Por otro lado, nuestro entrevistado señala que cada vez empieza a haber más empresas que miran la opción del reciclado y que apuestan por el mundo de la sostenibilidad como es el caso de la iniciativa Raw for the Oceans de G-Star o de la firma Patagonia,  



“Las marcas sí que cada vez lo están incorporando más en sus productos y tomándoselo más en serio. Estamos en los comienzos de lo que sin duda es una tendencia, y que en pocos años será común a todas las empresas, porque es posible crear los mismos productos que se crean con poliéster normal que con poliéster procedente del reciclado de botellas de plástico, por ejemplo”.



En el otro lado de la cadena se encuentran los consumidores, que en opinión de Múgica también están tomando conciencia del “problemón” que supone el excesivo consumo de recursos.



Propuesta de valor imbatible



En este sentido, el consejero delegado de Ecoalf opina que su firma tiene una propuesta de valor imbatible, porque no proponen simplemente prendas fabricadas con materiales reciclados, sino que sus productos son “tan buenos y bonitos como los de los demás”.



Como ya comentáramos en líneas anteriores, Múgica está convencido de que Ecoalf no tiene nada que envidiar al resto de marcas de moda y es que asegura que es imposible distinguir sus productos reciclados de los del resto, que están elaborados con recursos nuevos.



“Esto es la base de Ecoalf y por eso creemos que es imbatible. Por qué no optar por la opción de reciclado, si nuestros productos son igual de buenos. Además de consumir algo que te gusta, aportas al planeta”, señala Múgica.



Este concepto único ha permitido que la marca se concibiera con una vocación muy internacional, y es que fue en Estados Unidos donde empezaron a vender, antes que en España incluso.   



“Nuestro principal mercado es Estados Unidos, que además es donde empezamos. También vendemos en casi toda Europa y en Japón. Vendemos fundamentalmente en tiendas multimarca y en grandes almacenes” como Galerías Lafayette, Bloomingdales, Nordstrom, Scoop o Isetan



Múgica recuerda que de las primeras cosas que hizo Ecoalf fue una colaboración con Apple para fabricar fundas para ordenadores.



“El tema de Apple es que nos llamaron ellos. Encontraron Ecoalf en una web de tendencias. Poder asociarnos con una marca como Apple fue un gran éxito para nosotros” comenta Múgica.



Mercado exterior



Como señalaba Múgica, desde los comienzos de Ecoalf se pensó en la expansión internacional, para lo que tuvieron que dedicar gran parte de sus esfuerzos en establecer una red comercial en el exterior.



“Esto supone viajar mucho, buscar los agentes y los distribuidores correctos, visitar tiendas, estar en ferias, conocer a la gente correcta, aunque también es cierto que lo que les hemos presentado ha gustado mucho”.



Este esfuerzo al que hace alusión Múgica sin duda ha merecido la pena, y es que el mercado exterior ya supone cerca de un 85% de sus ventas, lo que en 2013 representó más de un millón de euros en facturación. La facturación total de 2013, su primer año completo, como señala Múgica, fue de 1.400.000€, con expectativas de llegar a los 4 millones en 2014, siempre dependiendo de la campaña de Navidad.



Asignatura pendiente



Si bien es cierto que estos datos son un claro síntoma de que las cosas se están haciendo bien, Múgica confiesa que tienen una asignatura pendiente: el marketing.



“El marketing para una empresa de moda es fundamental, sobre todo para crear marca. Nosotros, al ser pequeños y tener recursos limitados, la inversión que hacemos en marketing es inexistente. No existe porque no tenemos recursos, y más aún cuando estamos en tantos mercados. Ésta es una de las asignaturas pendientes de Ecoalf. Nosotros hacemos ruido porque la historia es muy bonita, muy distinta y la gente está dispuesta a contarla y nosotros hacemos todo lo posible por contarla”, algo de lo que nosotros damos fe.