El CD comenzó a comercializarse en 1979, a la vez que las cintas de vídeo VHS

Diseñando el álbum musical del 2025

¡El CD está muerto! Así de contundente comenzó su ponencia en EmTech España 2013 Stephen Webber, Director de Innovación en Tecnología Musical en el Berklee College of Music Valencia.

Diseñando el álbum musical del 2025Stephen Webber, Director de Innovación en Tecnología Musical en el Berklee College of Music Valencia
  • linkedin
  • google+

“No se puede pedir a la gente que pague 15 dólares por un CD, que es tecnología digital inventada casi en los 70, de hecho es incluso embarazoso que los CD’s sigan por ahí. Hay que ver qué es lo que lo va a reemplazar”, comentó Webber al respecto en una entrevista anterior concedida a Infocif.es

En este sentido, Webber opina que es inverosímil que una tecnología como el Compac Disc (CD), que se comenzó a comercializar a la vez que las cintas de video VHS, siga viva.

Por lo tanto, este músico aprovechó este congreso para dar ciertas pautas de cómo se podría ver el “álbum del 2025”.

En primer lugar comenzó con una afirmación: “la diversidad del producto es la clave de la supervivencia”.

Una vez dicho esto, Webber continuó exponiendo ejemplos de cómo se podría lograr esa diversidad de la que hablaba, empezando por permitir una interactividad entre el artista y el fan, algo que en su opinión es muy solicitado por estos.

En este sentido, Webber opina que la tecnología ya podría aportar las herramientas necesarias para elaborar ese “lienzo” del 2025, que por ejemplo permitiría a los consumidores aportar voz a las canciones, o cantarlas en karaoke o incluso remezclarlas.

 “También se podría hacer vídeo, grabando por ejemplo individualmente a todos los miembros de una banda, lo que nos permitiría por ejemplo ver sólo la actuación del bajista o del batería. También se podría ver el making-off de todo el proceso de grabación. Con la tecnología que tenemos las posibilidades son infinitas”, aseguró.

De esta manera y como alternativa al formato actual, Webber propone crear “un espacio vacío que los artistas y productores sólo tenga que rellenar, sin la necesidad de que tengan que escribir el código y sin que tengan que inventar nada”, ya que en su opinión, y en la de Orson Welles, a quien parafraseó, “los artistas son más felices cuando tienen enfrente suyo un lienzo con un espacio limitado”.