Diez errores comunes a la hora de optimizar una web para Google

Internet es una jungla donde hay que saber destacar para poder sobrevivir, y claro está que para ello la optimización de las páginas web se torna en algo vital.

Errores de optimización webDiez errores comunes a la hora de optimizar una web para Google
  • linkedin
  • google+

Ahora bien, hay maneras y maneras de hacerlo, puesto que si bien es cierto que podéis tener éxito en la tarea, no menos cierto es también que podéis conseguir el efecto contrario y mandar a pique todo el trabajo. De ahí que vayamos a ver hoy diez errores comunes a la hora de optimizar una web para Google (más que nada porque los sitios principalmente se trabajan para este buscador).

  1. Baklinks peligrosos

    Una de las mejores técnicas para lograr cierto peso en el algoritmo de búsqueda de Google es tener enlaces que os apunten “de manera natural”. Ahora bien, este método es válido siempre y cuando las webs desde las que se os esté apuntando sean de calidad; o al menos que no sean un vertedero digital. No pocos webmasters confían en los recursos online que ofrecen “sotopocientos” links “de calidad” en 24 horas por 5 dólares. Sabed que son servicios que mandan automáticamente los enlaces a las “granjas de enlaces”, que por su nombre ya os podréis hacer a la idea de que no son más que recopilatorios masivos de enlaces basura.

    De igual manera procurad no acumular muchos enlaces de golpe, pues si no es algo habitual en vuestra web puede acabar pasándoos factura.

  2. Abuso de palabras clave

    Antaño había una técnica muy facilona que traía buenos resultados en Google: abusar de las palabras clave. Pero claro, los tiempos cambian y Google va haciéndose mayorcito como para tragarse cuentos de este tipo. Si abusáis estaréis afectando al posicionamiento, de ahí que no debáis superar el 2%. Por ejemplo, si tenéis un texto de 1000 palabras no pongáis más de 20 veces la palabra clave. Y aún así mucho me parece, pero bueno.

  3. Enlaces salientes

    Cierto es que uno de los parámetros que desde el inicio enriqueció la experiencia de navegación de la World Wide Web fueron los enlaces, pues ello permitía interconectar la información mundial. Ahora bien, ésto se ha corrompido hasta límites insospechables, y a día de hoy es posible vender huecos del directorio de un blog para colocar enlaces a tal o cuál lugar. Ésto lo sabe Google, y si os pilla os “sancionará”. Cuidado con poner muchos enlaces salientes.

  4. Enlaces y textos ocultos

    También existe la posibilidad de meter palabras clave y enlaces apuntando a otros sitios sin que los usuarios lo vean. ¿Cómo? Pues sencilla y llanamente poniéndoles el mismo color que el fondo. Hay gente que lo hace, pero poco beneficio os traerá, puesto que Google interpreta esta acción como un engaño. Y es que si los lectores no lo pueden ver, “¿qué sentido tiene?”. Sí, Google no nació ayer.

  5. Javascript

    Con Javascript podéis crear efectos muy chulos, sí; pero tiene un problema: que Google no puede seguir los enlaces que pongáis ahí. De tal manera que si tenéis links internos o externos tendréis complicaciones para que la araña de Google pueda seguirlos. Cuanto más plano sea el sistema mejor.

  6. Flash

    De igual manera que en el punto anterior podríamos decir que las animaciones en flash son espectaculares (si bien su época de gloria hace tiempo que pasó). Pero claro, ésto tiene un problema, y es que Google no puede “leer” lo que hay dentro del archivo .swf. De ahí que debáis plantearos seriamente si emplear o no esta tecnología.

  7. Archivos pesados

    Hay gente que pasa de editar las fotos, e incluso hay quienes las meten en .bmp. De igual manera hay quienes meten animaciones flash pesadas, ajax mal configurado, solicitudes a bases de datos no optimizadas y demás lindezas que no hacen más que ralentizar la página. Ésto perjudicará los resultados del sitio en Google, ya que éste considera eso como una muestra de mala calidad. Igualmente tened en cuenta que la gente no tiene paciencia, por lo que no dudará en largarse a otro sitio. Tenéis diversos recursos online que os pueden ayudar a la hora de realizar un análisis de carga, buscad en Google “web page loading test” y probad varios.

  8. Enlaces rotos

    Qué más da que haya un enlace que apunte de manera errónea, o que lo haga a una web que ya no existe, ¿verdad? Pues va a ser que no. Sabed que Google, y en líneas generales todos los motores de búsqueda, hacen un seguimiento estricto de los links; especialmente de los internos. Si ven que estáis manteniendo enlaces que apuntan a lugares inexistentes os lo harán saber con los resultados de las búsquedas.

  9. Las imágenes no sirven para nada”

    Sí, y yo soy Teresa de Calcula. ¡Pues claro que sí sirven! Es más, son vitales. Es cierto que Google no puede ver la imagen como tal, pero en cambio si puede leer la información que va adjunta, como bien puede ser el nombre o el etiquetado “alt” que se le haya asignado. Ayudadle a Google a entender qué hay en esa imagen y él os lo agradecerá posicionando mejor vuestro contenido. Para ello no pongáis tildes, puntos, eñes o signos en los nombres; emplead un nombre descriptivo, como por ejemplo “plaza-de-cibeles-madrid.jpg”; separad las palabras con guiones; y poned una etiqueta “alt” con un texto descriptivo, como por ejemplo “Plaza de Cibeles, Madrid”.

  10. URLs amigables

    Debéis tratar de mantener una estructura de URL amigable que ayude a Google a entender qué hay ahí; que sea informativa. Por ejemplo no permitáis que quede algo así como “www.misitio383.com/nhiu3%%&gt?8?-9hb”, procurar que sea algo como “www.misitio383.com/turismo/madrid/plaza-de-cibeles.html”.

    Si utilizáis gestores de contenidos como Wordpress o Prestashop tendréis la opción de cambiar ésto con apenas un par de clics.

    Bonus: no comentáis faltas de ortografía

    De vez en cuando es normal cometer alguna falta de ortografía, somos humanos; pero eso sí, una cosa es “de vez en cuando”, y con alguna cosa nimia, y otra muy diferente es marcarse un “ola k ase” en cada texto. Seamos serios, hay que ofrecer un contenido de calidad. Y el asunto es que Google lo interpreta de igual manera. Además, gracias a los correctores y editores que hay a día de hoy, es sacrilegio hacer según qué cosas. Por cierto, ¡las tildes existen!

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.