Diez consejos para hacer el plan de negocio de una startup

A la hora de realizar la planificación de una startup resulta vital poner un énfasis crítico en el plan de negocio, pues sin él no se irá a ninguna parte.

Plan de negocioDiez consejos para hacer el plan de negocio de una startup
  • linkedin
  • google+

Es decir, quitaros de la cabeza la idea de que una startup se monta con suerte, alegría y rosquillas en la mesa; nada más lejos de la realidad. De ahí que vayamos a echar un vistazo a cómo hacer el plan de negocio de una startup.

  1. Modelo de ingresos

    Parecerá obvio, pero hay muchas startups que han surgido a raíz de una aplicación, una web o un servicio que de manera inusitada han tenido éxito y no les ha dado tiempo a conformar una planificación de ingresos adecuada. Debéis tener claro cómo va a ser el modelo de ingresos y los problemas que os encontraréis. Mucho cuidado con basar vuestra estrategia en una sola fuente o en vivir de las rondas de financiación. Tarde o temprano habrá que rentabilizar la idea.

  2. Escalabilidad

    Es muy importante que la startup tenga un plan de escalabilidad claro y factible; es decir, que para incrementar sus ingresos no requiera de unos gastos proporcionales a los hechos para comenzar la actividad. Vamos, que se pueda llegar a nuevos clientes sin muchos problemas o gastos. Pura inercia.

  3. Promoción

    Pocos son los casos de startups que consiguen el éxito sin hacer nada de promoción, dejando que todo lo haga la gente. Y si bien ésta es la mejor manera de crecer también es la más peligrosa; de ahí que sea vital que tengáis clara la vía que emplearéis para dar a conocer vuestro proyecto. Tened en cuenta que hay cientos de miles de startups compitiendo en todo el mundo por asomar la cabeza, por lo que hay que tener muy claro desde un inicio cómo va a ser la campaña de marketing.

  4. Personal capacitado

    Es muy importante que el equipo que haya detrás de la startup esté capacitado para los nuevos retos a los que se enfrentará ésta, y especialmente en lo que se refiere a desarrollo tecnológico, donde hará falta tener en nómina a un buen programador que pueda hacer los cambios que vayan siendo necesarios; y lo relativo a marketing online, un punto que será básico para que os hagáis conocer en la red. El segundo apartado podríais encargárselo a una agencia de marketing online o a un profesional freelance de confianza, en el primer caso es preferible que no, pues el programador es el núcleo del proyecto. Es clave que tengáis estas cosas ideadas de antemano para no ir improvisando.

  5. Hay que saber delegar

    Al inicio seréis pocos, o incluso sólo vosotros con vuestra pareja. Y como comprenderéis, si bien los ingresos serán escasos, lo que debéis hacer es centraros en potenciar la startup y en gestionar los clientes “que vayan llegando”. Con el tiempo ya iréis contratando personal para esas tareas engorrosas, pero por ahora debéis estar concentrados. Como en el punto anterior ésto hay que tenerlo previsto en el plan de negocio, pues de otra manera, en el momento en el que os deis cuenta de que no dais a más y de que hay que delegar, puede que sea demasiado tarde.

  6. Analizad al detalle los proyectos que puedan asemejarse y evaluad su rendimiento

    Así es, antes de hacer nada hay que hacer un buen estudio de mercado en el que tengáis “bien calados” a vuestros competidores. Fijaros en qué han hecho bien, en qué han hecho mal y ved cómo podéis superarlos.

  7. ¿Donde están los clientes?

    En el punto anterior os hablaba de la importancia del estudio de mercado, un punto clave del plan de negocio; y en el primer apartado os comentaba acerca de tener claro el modelo de ingresos. Bien, pero, ¿hay clientes?¿Donde están?¿Cómo vais a llegar a ellos?¿Qué problemas os encontraréis? Debéis tener respuestas muy claras, pues de otra manera, por mucho que teoricéis sobre los ingresos, poco habréis hecho. Preguntad e investigad antes de nada, y las conclusiones serán oro, ya veréis.

  8. Gestión del capital

    Desde un inicio hay que tener muy claro de donde se va a sacar la financiación y cómo se van a gastar esos fondos. Y es algo a lo que le doy importancia, pues hay muchos emprendedores que en este paso es donde encuentran la razón de su fracaso. Se emocionan por el camino, tienen gastos no previstos, etc. ¿Solución? Sangre fría, buen estudio de mercado y buen estudio económico previo. De ser posible dejad que el contable que os lleva el papeleo os asesore en este aspecto y os supervise.

  9. Cuidado con montar la startup con amigos o familiares

    Sí, ya se que muchas startups de éxito se han montado entre amigos; pero, ¿a que en los medios de comunicación no aparecen los miles de fracasos y enemistades que se dan por cada éxito? Así es, hay que ser realista, tendréis más opciones de fracasar que de triunfar. Y no es que lo diga yo, sino que ahí está la estadística. ¿Merece la pena perder al amigo de toda la vida por un fiasco de este tipo? Incluso ha habido casos de divorcios; sed previsores y dadle vueltas al asunto.

  10. Plan B

    En estos dos últimos puntos voy a ser un poco agorero, qué le vamos a hacer. Debéis tener en cuenta qué pasaría si las cosas no salen como esperabais. ¿No os quedaría otra que echar el cierre? Si se planifican bien las cosas puede haber siempre un plan B; y además sería lo ideal. Que tengáis por donde resistir hasta recuperaros del golpe. ¿Cómo? Pues no apostando todo a una sola vía (lo de poner todos los huevos en un cesto que habréis oído muchas veces) y teniendo la certeza, desde un inicio, de saber cuál es vuestro punto de no retorno; ese momento en que ya no tenéis más opción que arriesgar el 100% porque no hay vuelta atrás. Nunca lleguéis ahí.   

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.