Entrevista a Vincent Rosso, fundador de Blablacar España, empresa con 6 millones de usuarios

Descubre lo que hay debajo del “capó” de Blablacar

Lo que hay debajo de Blablacar es su motor, del que Vincent Rosso es la pieza que hace rodar el negocio por las carreteras españolas.

Descubre lo que hay debajo del “capó” de BlablacarDescubre lo que hay debajo del “capó” de Blablacar
  • linkedin
  • google+


Para aquellos que todavía no conozcan Blablacar, esta empresa es una de las pioneras más destacadas de la economía compartida. Un modelo de negocio fundamentado precisamente en compartir productos/servicios para optimizar los recursos y los gastos.



En el caso de Blablacar, el servicio consiste en conectar a conductores que tienen asientos vacíos en sus coches, con pasajeros con los que compartir el viaje y los gastos. Pongamos que voy a viajar de Madrid a Barcelona en mi coche y que voy yo solo. Blablacar lo que te facilita es el contacto con otra gente interesada en hacer el mismo trayecto que tú y que están dispuestos a pagar una parte de los gastos del combustible. El caso opuesto también es posible. Aquél que no tiene medio de transporte, y que busca una manera alternativa y económica de llegar a su destino.



Origen



Fue precisamente de esta manera como surgió la idea del negocio, cuando Frederic Mazzella, padre y cofundador de la criatura, tenía que volver a casa por Navidad, pero no encontraba medio de transporte, ya que todos los pasajes estaban vendidos. Finalmente, Mazzella encontraría a una persona que hacía su mismo trayecto y que tenía sitio libre en su coche.



Satisfecha la necesidad, este ingeniero francés pensó que seguramente esta situación se repitiera en muchos otros casos, de gente queriendo viajar y no teniendo cómo. Acto seguido, Mazzella se pondría a desarrollar Blablacar en sus ratos libres, para posteriormente dejar su trabajo y dedicarse plenamente al proyecto. Hablamos de 2005-2006 cuando Blablacar empezó a operar en Francia, donde en dos años ya era todo un fenómeno social y empresarial. Es en este punto en el que el protagonista de nuestro artículo, Vicent Rosso, entra en acción, al aceptar la proposición de su amigo Mazzella de expandir el negocio a España.



Usuarios



En la actualidad y después de ocho años de duro trabajo, Blablacar puede presumir de tener más de seis millones de usuarios repartidos por los doce países de Europa en los que opera.



Cuando le preguntamos a Rosso por “el secreto de los 6 millones”, este empresario francés nos asegura que no existe una receta definida para conseguir usuarios.



“Detrás hay mucho trabajo, tiempo, ya casi ocho años, pero la parte más importante es fabricar un buen producto, que se fácil de usar y que responda a una necesidad. En estos años hemos tenido que ir adaptándonos a lo que ha ido queriendo el consumidor, para ofrecerle algo que respondiera a su necesidad”, comenta Rosso.



Siguiendo esta línea, buena parte del éxito de Blablacar reside en saber escuchar al usuario, al que siempre tienen en mente. Esto es tan así, que casi un 25% de sus efectivos están dedicados a escucharles para resolver sus problemas y dudas. Asimismo, los 120 empleados de la empresa son a su vez también usuarios del servicio que ofrecen.



Es decir, viajamos de incógnito con este servicio todo lo que podemos, para estar siempre al tanto de lo que está pasando”, nos desvela Rosso, quien predicó con el ejemplo viniendo a la entrevista usando Blablacar “para recibir el feedback de los usuarios”.



Por otro lado, más de seis millones de usuarios en Europa no pasan desapercibidos, lo que les abrió las puertas de los fondos de inversión para continuar su expansión, que en la actualidad pasa por Ucrania.



En lo que se refiere al equipo de Blablacar, Rosso dejó muy claro el perfil que tiene que tener la persona que quiera trabajar con ellos: “Intentamos que nuestro personal sea siempre emprendedor y capaz de montar un negocio en el exterior. Asimismo les tiene que gustar el concepto de compartir”.



Modelo de negocio



Y ¿cómo monetizan esos seis millones de usuarios? El modelo de negocio es cobrar un porcentaje de la transacción que hace el viajero al usuario del coche. En la actualidad este sistema está solamente implementado en Francia, ya que hasta el momento el servicio era prácticamente “altruista”. Validado el modelo, se acabará expandiendo al resto de países.