Descubre cómo funciona una casa inteligente

Reducir gastos y cuidar el medioambiente son dos objetivos muy importantes para cualquier casa, por eso la casa inteligente incorpora tecnología que permite aprovechar al máximo los recursos a disposición y ser respetuosa con el entorno. Sigue leyendo y descubre cómo funciona. 

Descubre cómo funciona una casa inteligenteDescubre cómo funciona una casa inteligente
  • linkedin
  • google+

Una casa inteligente tiene, además, el objetivo de hacernos la vida más cómoda y personalizar diferentes elementos en función de lo que a nosotros nos gusta. Imagina que llegas a tu casa, dices cuál es tu canción favorita y comienza a sonar, las luces se encienden a medida que pasas de una habitación a otra y se apagan en las estancias en las que no estás. Si te llaman por teléfono el volumen de la música baja y cuando llegas a casa ya está a la temperatura adecuada porque se ha climatizado automáticamente antes de que llegaras.

Los objetivos de una casa inteligente

En base a lo visto en el apartado anterior podemos desglosar los objetivos de una casa inteligente en los siguientes:

  • Aumento del confort.
  • Ahorro de energía.
  • Utilización adecuada de los recursos.
  • Aumento del nivel de seguridad.
  • Personalización de la casa donde vivimos a nuestros gustos.

Aunque una casa inteligente parezca que es ciencia ficción, actualmente existen ya sistemas que permiten realizar diversas acciones para alcanzar todos esos objetivos que hemos citado y hacernos la vida más cómoda y sencilla.

Cómo funciona un sistema domótico

Un sistema domótico o “inteligente” supone una central que gestiona todos los servicios de una vivienda de forma que se aproveche al máximo todo lo instalado en esa vivienda. Trabaja mediante sensores para procesar situaciones y órdenes.

Mediante un sistema domótico se pueden realizar las siguientes acciones:

 

  • Encender y apagar las luces de la vivienda.
  • Subir y bajar persianas en función de la luz natural.
  • Abrir y cerrar la puerta del garaje.
  • Programar la calefacción y el aire acondicionado.
  • Apagar y encender los electrodomésticos.
  • Activación y desactivación de la alarma antirrobo.
  • Visión a través de distintas cámaras de lo que ocurre en casa.
  • Detectar movimiento mediante sensores.
  • Detectar humo o fuego.
  • Hacer llamadas a la policía en caso de robo.

Por lo tanto, el sistema domótico no solo permite el control de dispositivos sino que también hace posible la programación de actividades. Se puede controlar el sistema a través del teléfono móvil, de la Tablet o del ordenador.

La instalación de un sistema domótico suele ser sencilla puesto que se puede aprovechar el cableado eléctrico existente y, en ocasiones, el funcionamiento es a través de tecnología inalámbrica, lo que ahorra muchas molestias en la instalación y facilita el funcionamiento.

Por otro lado, se suele tratar de sistemas escalables, es decir, que podemos contratar inicialmente una serie de funcionalidades e ir aumentando según nuestras necesidades en cada momento.

Es evidente que las nuevas tecnologías facilitan nuestra vida y a la vez hacen de nuestra casa un lugar más seguro, cómodo y respetuoso con el entorno que nos rodea. 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.