En los robos de identidad es vital actuar con rapidez para evitar consecuencias negativas

Cuidado con tu bolsillo, vigila tu identidad

El robo de identidad es un delito que tiene lugar cuando un individuo se hace pasar por otro, utilizando información personal, con el fin de obtener un beneficio, en su mayoría, económico. Se está incrementando el número de denuncias por robo de identidad forma excepcional. 

Cuidado con tu bolsillo, vigila tu identidadCuidado con tu bolsillo, vigila tu identidad
  • linkedin
  • google+

El 18% de los españoles ha sido víctima de robo de identidad. El robo de identidad, es producido principalmente, por pérdida o robo físico del documento nacional de identidad, pasaporte o tarjeta de residencia, o adquisición de documentación digitalizada personal, vía Internet.

En España, cada año, son sustraídos o perdidos aproximadamente un millón y medio de documentos nacionales de identidad, pasaportes o tarjetas de residencia. Y es que, la situación de crisis económica en la que nos encontramos, el aumento del empobrecimiento de la sociedad y el desempleo, provoca que se incrementen este tipo de delitos.

Además, las bandas organizadas tienen una percepción de que hay menor riesgo de ser aprehendidos dedicándose a este tipo de actividad. Este documento es utilizado como fuente de fraude y tiene como objetivo principal la solicitud de múltiples créditos y préstamos al consumo y realizar compras de bienes o servicios de coste elevado.

Abrir una cuenta bancaria, cambiar la domiciliación de la correspondencia y solicitar créditos es la tarea principal para los delincuentes, siendo la víctima de la pérdida o robo del documento, la titular del crédito, la deudora del mismo. Será la responsable del impago que, seguro, se va a producir, y sufridor de las consecuencias posteriores, como la inclusión en ficheros de morosidad, con la repercusión que esto conlleva, como la negación de futuros créditos por parte de las entidades financieras, si no ha tomado previamente las medidas oportunas.

El robo de identidad se ha convertido en una dura realidad. Ahora más que nunca debemos estar alertas y evitar, dentro de lo posible, ser víctima. Protege cuidadosamente tu información personal, supervisa tus cuentas y tu historial financiero y actúa con rapidez en caso de tener indicios de uso indebido de tu identidad. Denuncia ante los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, para dejar constancia del hecho y que no puedan imputarte los hechos realizados por el infractor.