Cuba, a la espera de la inversión estadounidense

Cuba vive unos meses con la esperanza de que la apertura de relaciones con USA se traduzca en mayores inversiones.

Cuba, a la espera de la inversión estadounidenseCuba, a la espera de la inversión estadounidense
  • linkedin
  • google+

La Habana está viviendo unos tiempos de Overbooking, entre la visita de Barack Obama y el concierto de los Rolling Stones hace ya muchas semanas que es complicado encontrar habitaciones libres en la capital de Cuba.

Cuba está de moda y la isla empieza a darse de bruces con la limitada capacidad en cuanto a infraestructuras de la que dispone. La cadena hotelera estadounidense Starwood ha anunciado un acuerdo con el gobierno cubano, algo que no se producía desde 1959, solo unas pocas horas antes del aterrizaje del presidente de Estados Unidos.

Es una inversión multimillonaria de cara a llevar dos hoteles de la capital y que cuenta además con grandes opciones sobre un tercero. El objetivo es llevar estos establecimientos a los estándares de lujo de la cadena hotelera y además esta empresa recibió el visto bueno del Departamento del Tesoro.

Como es de imaginar los empresarios estadounidenses están evaluando en silencio, pero expectantes a las posibilidades de aterrizar en Cuba, un pastel muy apetitoso. Se dice que el mercado cubano tiene la posibilidad de ser la mayor oportunidad comercial en el Caribe en los próximos años.

La prioridad de las inversiones norteamericanas es el turismo, el cual superó en 2015 los 3,5 millones de turistas, un aumento del 17,4 % si lo comparamos con el año anterior. Los estadounidenses de manera oficial no pueden hacer turismo todavía, pero el número de visitantes de aquel país (no se cuenta a los cubanoamericanos que ya no tienen limitaciones) ha aumentado un 77% hasta alcanzar los más de 160.000 el año pasado.

Los empresarios además buscan otras oportunidades en sectores como es el de la agricultura, salud o nuevas tecnologías, donde hay un potencial especial. 15 meses después de la apertura de relaciones sigue existiendo un gran optimismo, pero con más prudencia, pues ya han constatado las enormes trabajas de burocracia y legislación que hay desde ambos lados para todos los que quieren tender puentes comerciales entre ambas naciones.

Además de los límites del embargo estadounidense pese a la flexibilización del comercio y los viajes, la burocracia cubana es extremadamente lenta y cuenta con falta de claridad en las normas e imposiciones como son la obligación de contratar al personal cubano mediante organismos del estado.

Para el gobierno de Obama es prioritario el apoyo a los cuentapropistas, trabajadores autónomos que refuercen el sector privado que crece en la isla y que ocupa a entre el 25 y el 30% de la fuerza laboral de la isla. Cuba tiene otros objetivos prioritarios y son inversiones en proyectos como en las energías renovables que necesiten de los inversores una cooperación en el sector estatal.

A pesar de que los dos gobiernos buscan cosas diferentes, sí que pueden llegar a converger en un espacio común para que las inversiones pueden cristalizar. El interés de Cuba en que inviertan los empresarios estadounidenses es claro, buscando Cuba 2.000 millones de dólares de inversión de manera directa del extranjero.

El interés es recíproco del lado USA, en 2015 el Departamento de Comercio emitió cerca de 500 autorizaciones para hacer negocios en la isla por un volumen de 4.300 millones de dólares, aunque falta concretar la mayoría de esos proyectos.

Aunque las cosas no van tan rápido como se esperaban, el convencimiento de que poco a poco las relaciones comerciales se van a ir acercando aún más y que las administraciones de los dos países terminarán por ponerlo todo más fácil es algo que se ve como algo cercano a pesar de todo. Como muchos cubanos dicen hace 15 meses todo estaba imposible y ahora sí se puede soñar con una posibilidad que a buen seguro beneficiará a todos. Las relaciones futuras van a ser más estrechas, sí o sí.

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.