Formación técnica, flexibilidad, visión estratégica y optimismo

Cuatro capacidades básicas de los empleados en la era digital

Con la transformación digital, la investigación se ha convertido en un pilar estratégico en los negocios. Con ella se ha transformado el sector, facilitando la generación de profesionales de gran talento que en el contexto actual deben de nuevo reinventarse, asegura Marisa Carrión, Strategic Planner en Pernod Ricard España.

Cuatro capacidades a cultivar por los profesionales ante la transformación digital Los profesionales deben reinventarse
  • linkedin
  • google+

El mundo digital ofrece retos añadidos y la información ahora es más relevante que nunca, así como el talento y la experiencia, elementos imprescindibles para gestionarlas de forma correcta.

Por estas razones los profesionales de hoy, deben reunir los siguientes ingredientes:

1-Fundamentos técnicos y especialización: El desarrollo tecnológico facilita el seguimiento del comportamiento de las personas y de las cosas, debido a la digitalización. Se ha pasado de la necesidad de encuestar a la posibilidad de observar, de la simplicidad a la necesidad de gestionar una gran diversidad de formatos, además hay una gran cantidad de datos que exceden la capacidad de analítica convencional.

Por eso, es necesario que los profesionales del siglo XXI tengan una gran capacidad de análisis y sólidos conocimientos técnicos, se queden con lo esencial, encuentren ‘insights’ y obtengan conclusiones que permitan rentabilizar las inversiones en modelos CRM y de ecommerce.

2-Flexibilidad y adaptación al cambio: El reto de los profesionales está no sólo en tener la respuesta adecuada en cada momento sino en tener la habilidad de “gestionarla a la velocidad que demanda el mercado y, más aún, de anticiparnos a sus necesidades”. La clave está en adelantarse a las tendencias sociales con un espíritu emprendedor, dinamizador del cambio y una mente abierta.

3-Transversalidad y visión estratégica: El nuevo contexto digital es un agente que “desdibuja las fronteras entre áreas dentro de la empresa”. Un profesional de talento debe ser capaz de dibujar las metas y el camino a seguir con una visión de futuro y de las implicaciones estratégicas de largo plazo, definir los procesos de trabajo y crear indicadores que permitan mostrar a la empresa, si avanza en la dirección correcta. En definitiva, puntualiza, “pensar en el impacto del cambio en todas las áreas de negocio”.

4-Optimismo y humor: El profesional digital debe poder solventar con habilidad los obstáculos y dificultades que irán surgiendo, siendo el resultado mucho mejor cuando el proceso se realiza con optimismo, ilusión y con un toque de humor.

Poca gente puede intuir lo que van a suponer los cambios que vienen. “Tendremos que aprender y, sobre todo, desaprender”. El contexto nos pedirá trabajar con “la precisión de una máquina, pero no hay que perder la sensibilidad que nos confiere ser personas”.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.