No basta con traducir el texto de la web

Cuatro acciones para preparar tu comercio electrónico para exportar

Contar con una tienda online o un ecommerce, traducida del español al inglés tal cual, no es suficiente para poder vender fuera de las fronteras españolas y, mucho menos para exportar. Para ello, es necesario adaptarla a la legalidad vigente, tanto a la del país de origen como a la establecida en el lugar de destino de los productos.

Cuatro acciones para preparar ecommerce para exportar Cada país tiene su propia normativa
  • linkedin
  • google+

Internet es un canal de venta que no está excluido del cumplimiento de la legalidad vigente que se aplica en los contratos base del comercio internacional. Existe exportación cuando tiene lugar una salida de mercancías y servicios fuera del territorio aduanero comunitario de la Unión Europea (UE).

En este caso, las acciones de compraventa a nivel internacional que tienen lugar entre empresas situadas en territorio aduanero común, no se entienden desde el punto de vista técnico como exportaciones o importaciones, sino como entregas y adquisiciones intracomunitarias.

¿Cómo adapto mi tienda online para exportar?

Cuando un comercio online toma la decisión de exportar sus productos fuera de España tiene que tener en cuenta estas cuatro acciones, imprescindibles para no tener problemas a nivel internacional y cumplir con la normativa vigente:

1-No existen leyes universales que sirvan para todos los países, dado que cada estado posee sus propias normas. En el territorio comunitario no existen aduanas ni aranceles a la importación, pero no hay libertad real de circulación de mercancías o servicios. Un producto fabricado en España siguiendo la normativa establecida en el país, no puede comercializarse en otras regiones comunitarias con el mismo etiquetado del país de origen. Debes conocer la legislación del país de destino y adaptar tus productos y etiquetados.

2-Existen un mínimo número de tiendas online que venden en la Comunidad Europea y que cumplen con la normativa en vigor en cuanto a los derechos que tienen los consumidores. La Ley 3/2014, de 13 de junio de 2014 muestra la regulación, de obligado cumplimiento. Adapta tu tienda virtual inmediatamente a esta norma.

3-La exportación online está sujeta a la normativa aduanera, por lo que los ecommerce pueden encontrase con aranceles e impuestos especiales que graven la compraventa en un país tercero cuando los productos lleguen a su destino. Estudia siempre la regulación aduanera a que se verá sometida esa venta.

4-El IVA grava los precios de consumo y es diferente en cada lugar, por lo que será aplicable donde se va a consumir el bien, que coincide en la mayoría de los casos con el país del comprador. En las exportaciones de productos a empresas, los precios no llevan IVA, mientras que sí lo llevan en ventas directas al consumidor final. Ten siempre en cuenta este aspecto en el proceso de facturación y fiscal.