Accidentes que acabaron resultando muy rentables

En ocasiones, el éxito empresarial llega con un oportuno accidente. Tan oportuno que crea una necesidad en el mercado, que de momento, solo ese producto puede satisfacer, lo que le vale a su creador el éxito empresarial y unos suculentos beneficios económicos.

Accidentes que acabaron resultando muy rentablesAccidentes que acabaron resultando muy rentables
  • linkedin
  • google+

Vamos a repasar algunos de los accidentes empresariales más rentables de la historia, negocios tras cuya aparición no hay un arduo trabajo si no, descuidos, accidentes o casualidades repentinas que concedieron el éxito a sus creadores.

Empecemos con uno de los más conocidos, la Coca-Cola. Por si no lo sabías, sí, la Coca-Cola nació por casualidad. Creación de un farmacéutico de Atlanta, la Coca-cola apareció en 1985. Cinco años antes, John Pemberton comenzó a comercializar un jarabe hecho a base de vino y extracto de coca, al que bautizó como “Vino francés de coca de Pemberton”.

Por aquel entonces era usado para aliviar dolores de cabeza y algunos desórdenes nerviosos. En 1985, se prohibió en Atlanta la venta de bebidas alcohólicas, así que Pemberton se lanzó a crear una bebida que sustituyera las alcohólicas. Esta nueva bebida era una mezcla de agua carbonatada, extracto de coca y refrescos, que dio como resultado una bebida gaseosa que ganó rápidamente adeptos, un “tónico cerebral” que fue acumulando fama hasta llegar al imperio que es hoy, con sus ventas y beneficios de vértigo, en todo el mundo.

Y para acompañar la Coca-cola, qué mejor que unas patatas fritas. Nacieron de la mano de George Crum, chef en un restaurante de Nueva York, en el verano de 1853. El día en que uno de los clientes del restaurante pidió unas papas a la francesa, y no quedaba conforme con las que Crum le preparaba, devolviendo los platos una y otra vez para mostrar su disgusto, el chef acabó perdiendo el control y cortó las papas tan finas y las frió de manera que quedasen duras como piedras. Lo que Crum no esperaba es que de este modo las papas encantaron al puntilloso cliente y así nació uno de los aperitivos más populares.

Con buenas dosis de Coca-Cola y patatas fritas, a más de uno le vendrá bien el descubrimiento de John Hopps, el marcapasos. Cuando este ingeniero eléctrico estaba dirigiendo una investigación sobre la hipotermia, intentó utilizar la calefacción de frecuencia de radio para restaurar la temperatura del cuerpo, hizo como si el corazón se hubiera parado debido al enfriamiento e hizo que volviera a latir con estimulación artificial. Todo este proceso le llevó a crear el marcapasos en 1951.


En 1968, los investigadores Spencer Silver y Art Fry de los laboratorios de 3M, crearon los Post-its. Silver creó un adhesivo de baja adherencia al que no conseguía encontrar un uso determinado. Pero en realidad, este adhesivo era muy bueno porque podías pegar algo ligero en él y retirarlo sin necesidad de dañar ninguna superficie, y encima, el adhesivo podía usarse una y otra vez. Tras años de tratar de encontrarle un uso, Fry se frustró un día por no ser capaz de encontrar la forma de pegar unos papeles en su libro, y ahí fue cuando Silver vio la luz y nacieron los Post-its, aunque no se lanzaron a nivel nacional hasta 1980.

Acabamos con el microondas y los cereales. El primero nació de la mano de Percy Spencer, un ingeniero de Raytheon Corporation, que en 1946 dirigía una investigación con el radar con un tubo de vacío. Mientras experimentaba se dio cuenta que un dulce en su bolsillo comenzaba a derretirse, poco después tomó algunas palomitas sin hacer y las sostuvo junto a aquel aparato, cuando las palomitas comenzaron a hacerse fue consciente que tenía entre sus manos un aparato que iba a revolucionar la cocina.

Por su parte, los cereales fueron un descubrimiento de los hermanos John y Will Kellogg, dedicados al negocio de los desayunos. En 1898, intentaban hervir granos para hacer granola cuando olvidaron accidentalmente una taza de estos granos cocidos en la estufa por varios días; la mezcla se volvió mohosa, pero el producto que surgió era totalmente seco y grueso, y tras varios experimentos que dejaron atrás el moho, dieron con los cereales con los que millones y millones de personas han desayunado en todo en el mundo.

 

 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.