Tutoriales

¿Cuáles son las fases de creación de un negocio?

A raíz de la crisis económica y de la destrucción de muchos lugares de trabajo, uno de las palabras que más hemos podido escuchar es la de “emprendedor”. Es decir, que una persona o grupo de personas decidan empezar por su cuenta una nueva actividad. Evidentemente, no todas las personas disponen de las capacidades y recursos para empezar una actividad. De la misma forma que han nacido nuevas empresas, algunas no han conseguido consolidarse y no han durado demasiado tiempo en el mercado. Hay que tener en cuenta que la formación de una empresa es un proceso por el cual hay que invertir tiempo y también dinero. Por lo tanto, antes de empezar, hay que tener muy claros los pasos a seguir y estimar mediante un plan de negocio si la idea es viable y realmente responde a una necesidad del mercado.  

fases negocioFases de creación de un negocio
  • linkedin
  • google+

¿Cuáles son las fases de creación de un negocio?

Toda persona que decide emprender, debe dar los siguientes pasos:
 

  • Estudiar si la idea puede convertirse en un negocio viable: no basta solamente en tener una idea y que ésta sea compartida y bien vista por el entorno más próximo. Hay que tener en cuenta multitud de aspectos antes de considerar y dar como válida a una idea:
     
    • Conocer si se dispone de suficientes recursos: antes de avanzar con la idea de negocio que se quiere llevar a cabo, la persona debe saber si dispone de los suficientes recursos a nivel material, técnico y humano para avanzar en la actividad. En caso de no disponer de estos recursos, se verá obligado a endeudarse para pedir la financiación necesaria para empezar. En este caso, pues, se corre un riesgo importante, poque hay el peligro de no poder afrontar los pagos exigidos si el negocio no es tan rentable como se esperaba. Igualmente, en el momento de pedir la financiación, la entidad de crédito pedirá el correspondiente plan de empresa para valorar si la idea tiene recorrido o no.
       
    • Conocer la amplitud del mercado: hay que conocer a fondo el mercado donde se opera. Uno de los puntos a considerar es si es suficientemente alto como para conseguir los ingresos que permitan a la futura empresa llegar a los beneficios.
       
    • Conocer las preferencias y valoraciones del público objetivo: hay que saber cuáles son aquellos atributos que el cliente valora más del producto que quiere adquirir y enfocar tanto la elaboración como la campaña de marketing en dar relevancia a estos aspectos. Este punto tiene mucha relación con el primero: si el emprendedor ve que no puede ofrecer lo que el cliente demanda, no puede intentar tirar adelante ofreciendo un producto similar, pero sin estas características más valoradas. Entre este producto o servicio y otro que esté en el mercado que sí cumpla todos los requisitos, el público objetivo siempre preferirá el de la competencia.
       
    • Conocer la competencia: es imprescindible conocer qué empresas son las que tienen presencia en el sector y cuál es su posición relativa respecto el total del mercado. A partir de aquí, hay que discernir entre las que se considerarán competencia más directa e indirecta, según el segmento de mercado concreto al cual se tiene la intención de dirigirse. Entonces, una vez definida y clasificada la competencia, encontrar en qué aspectos se es mejor y en cuáles hay que mejorar para ofrecer la misma calidad.
       
    • Buscar si se pueden generar sinergias: ir en solitario siempre es más complicado que hacerlo con apoyos. Así pues hay que buscar a aquellas personas con las habilidades y capacidades que encajen con aquello que se quiere hacer.
       
  • Elaborar un plan de negocio: sin plan de negocio no se puede iniciar una actividad. Independientemente de que se precise o no de financiación externa, el plan de negocio es una herramienta clave para conocer la viabilidad del negocio. En este documento se valorarán todos los aspectos fundamentales para el arranque y la supervivencia del proyecto.
     
  • Determinar el tipo de empresa a crear: según cuál sea la actividad, la responsabilidad que se quiera asumir (limitada o ilimitada), el número de socios y el capital necesario a aportar, se decidirá crear una forma societaria u otra. Especialmente, hacer cálculos sobre temas fiscales. En un tutorial anterior, explicamos los diferentes tipos de sociedades y cuáles son las ventajas y desventajas de cada uno.
     
  • Conocer los trámites necesarios para constituirse como empresa: en relación con el punto anterior, es imprescindible conocer cuáles son los trámites que hay que realizar para iniciar la actividad. Normalmente, al inicio de toda empresa, la mayor parte de personas deciden constituirse como autónomos o Sociedad Limitada:
     
    • Autónomo: en caso de decidir empezar como autónomo, los trámites son los siguientes:
      • Darse de alta en el Censo de Empresarios de la Agencia Tributaria
      • Obtener en número de afiliación a la Seguridad Social (si no se dispone de él)
      • Darse de alta en el Régimen General de Trabajadores Autónomos
      • Inscribirse en la Tesorería Territorial de la Seguridad Social
      • Comunicar el inicio de la actividad a la Consejería de la Comunidad Autónoma
      • Solicitar las licencias pertinentes según la actividad que se desarrolle
         
    • Sociedad Limitada: los trámites a realizar son:
      • Certificación negativa del nombre societario al Registro Mercantil
      • Firmar ante notario la escritura pública de constitución de Sociedad
      • Inscribir la empresa al Registro Mercantil
      • Solicitar el CIF de la empresa a la Agencia Tributaria
      • Obtener el número identificativo de afiliación a la Seguridad Social
      • Darse de alta en el Censo de Empresarios de la Agencia Tributaria
      • Dar de alta al régimen de la Seguridad Social a todos los componentes de la empresa
      • Inscribir la empresa a la Tesorería Territorial de la Comunidad Autónoma correspondiente
      • Comunicar el inicio de la actividad a la Consejería de la Comunidad Autónoma
      • Solicitar las licencias pertinentes según la actividad que se desarrolle
         
  • Determinar la estructura organizativa de la compañía: marcar las estructures jerárquicas de la empresa, los niveles de responsabilidad y las tareas que se deben realizar en cada departamento o sector.
     
  • Ejecutar las acciones previstas en el plan: una vez ya se ha constituido la empresa, hay que ejecutar el plan de marketing y negocio previsto. En cada uno de os procedimientos, es importante prevenir aquellos imprevistos o problemas que pueden surgir para poder hacer frente a todas aquellas situaciones complejas que puedan suceder. Por ese motivo, es tan importante elaborar un plan de contingencias
Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.