¿Cuál es el proceso de toma de decisiones?

La difícil toma de decisiones Tomar una decisión es complicado para todos. Siempre, ante un problema o la existencia de diferentes alternativas, pasan por nuestra cabeza diferentes caminos entre los cuales escoger. 

¿Cuál es el proceso de toma de decisiones?¿Cuál es el proceso de toma de decisiones?
  • linkedin
  • google+

En la mayoría de los casos, por desgracia, no hay uno que sea claramente mejor que los otros o que disponga de unas ventajas muy superiores al resto. Normalmente, toda alternativa presenta unos beneficios, pero también unos costes. Otras veces, en un escenario peor, la elección se da entre alternativas que suponen un coste. Entonces, en este caso, hay que primar aquella que creamos que nos supone un perjuicio menor. En el mundo de la empresa, pasa exactamente lo mismo. Cuando hay un problema, se tiene que resolver  y, a poder ser, en la menor brevedad posible.

¿Cuál es el proceso de toma de decisiones?

Ante una determinada situación, los pasos que sigue toda compañía hasta elegir y poner en práctica una determinada decisión son los siguientes:

  • Identificar el problema: conocer cuáles son aquellos aspectos que no funcionan correctamente. Puede ser que, de forma directa, se vea con claridad cuál es el problema. Por ejemplo, si un trabajador informa de cualquier desajuste o se percibe de forma clara el conflicto o el error en el proceso productivo. Por ejemplo, si una máquina no funciona o ha habido algún intercambio de opiniones subido de tono entre trabajadores, se percibe claramente dónde está el problema. Ahora bien, otras veces es mucho más complicado identificar cuál es. Por ejemplo, si un producto que se ha lanzado al mercado, las causas por las cuales no consiga las ventas esperadas pueden ser muchas: porque no se ha destacado las características que el cliente valora más, por no haberse dirigido a los demandantes mediante los canales adecuados, por justamente haber intentado atraer a un determinado público que no está interesado en lo que se le ofrece… Se trata, pues, del inicio de todo. Si no se sabe en qué se está fallando, no se resolverá el problema, que permanecerá y continuará afectando a la marcha de toda la organización. Es importante, enseguida que se percibe el problema, no posponer la solución. Por el contrario, se irá haciendo más grande y cada vez será más complicado encontrar una correcta y sólida solución.
  • Identificar bajo qué criterios se tomará la decisión: tener en cuenta bajo qué parámetros se tomará la decisión. Es decir, qué aspectos se tendrán en cuenta y se consideran como relevantes para poder decidir.
  • Asignar una determinada ponderación a cada criterio: dentro de los criterios que se han escogido para tomar la decisión, habrá unos que tendrán mayor peso y relevancia que otros. Hay que definir qué aspectos de entre los que consideramos importantes son preponderantes y cuáles no.
  • Desarrollar las alternativas existentes: hay que realizar un listado de todas aquellas opciones que se consideran viables y posibles para resolver el problema planteado.
  • Analizar cada alternativa: cada alternativa tendrá aspectos positivos, pero otras no. Entonces, a partir de la ponderación de los criterios que se ha realizado anteriormente, ver qué alternativas valoran y tienen aquellos aspectos de mayor peso.
  • Seleccionar una alternativa: una vez analizadas las opciones, escoger aquella que parezca que es la más adecuada y que mejor resolverá el problema.
  • Implementar la alternativa escogida: consiste en aplicar de forma práctica aquella alternativa que se ha escogido como mejor. Hay que realizar un seguimiento de su implementación. Es decir, asegurarse que se desarrolla de acuerdo con los pasos y parámetros establecidos.
  •  Evaluar el resultado de la implementación: el objetivo final es resolver el problema que se ha planteado. Si se ha conseguido resolver completamente, se considerará que ha sido un éxito. Si solamente se ha conseguido una parte, revisar aquellos aspectos que se tendrían que haber implementado de forma distinta. En caso que, en general, haya ido mal y el problema permanezca igual o hasta haya incrementado en intensidad, es evidente que se ha escogido una alternativa errónea. Entonces, es imprescindible volver a empezar todo el proceso de toma de decisiones.

¿Qué tipo de decisiones existen?                        

Según el abasto y de quién es el último responsable en la toma de decisiones, existen diferentes tipos de decisiones:

  • Estratégicas: son aquellas decisiones que toman los altos directivos, es decir, aquellas personas situadas arriba dentro de la organización jerárquica de la compañía. Son objetivos de gran calado, ya que hacen referencia a los objetivos generales de la organización, alianzas estratégicas, si se tiran adelante o no determinados proyectos… Son decisiones que tienen un impacto a largo plazo. Por ese motivo, en caso de ser erróneas, tienen un gran impacto sobre la marcha de la empresa, porque toda la organización y recursos se dirigen hacia conseguir estos objetivos marcados. Por el contrario, en caso de acierto, entonces el paradigma cambia en positivo: dota a la compañía de una gran seguridad, especialmente a nivel interno. Si todos los componentes aprecian que las personas encargadas de este tipo de decisiones aciertan, trabajarán más convencidos y tranquilos que su esfuerzo y trabajo tendrá un retorno.
  • Tácticas: son aquellas decisiones que toman los directivos de nivel intermedio. Se encargan de distribuir y organizar los recursos y tareas que se deben realizar entre los diferentes componentes de la empresa. En caso de error, a diferencia del caso anterior, existe la posibilidad de rectificar si durante el proceso se ve que hay algún punto que no acaba de funcionar del todo bien. Aún así, ha habido un consumo de recursos y una pérdida de tiempo que sí puede tener efectos negativos en términos de calendarización. Puede que no se llegue a tiempo y no se cumplan los plazos estipulados.
  • Operativas: son las decisiones del día a día que toman los componentes de la empresa. Durante la realización del trabajo, pueden suceder cambios con respecto a lo previsto o se percibe que la misma tarea se puede realizar de forma más productiva. En este caso, se recomienda informar antes de nada al responsable, para que sea éste quien asuma la responsabilidad del cambio. 
Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.