Innova, crea piensa y construye tu marca cada día

Cuadernos Rubio: 59 años haciendo marketing

Aquí está Cuadernos Rubio, una empresa española que fundada en 1956 ha conseguido crear y mantener una marca propia, sobrevivir en un mercado donde la competencia es enorme, adaptándose a las nuevas tendencias de marketing, lo que le ha llevado a mantener a sus clientes y obtener otros nuevos.  

Cómo Cuadernos Rubio ha conseguido mantenerse con éxito en el mercado Millones de niños han hecho sus deberes con estos cuadernillos Imagen: Cuadernos Rubio
  • linkedin
  • google+


Nacimiento



El profesor Ramón Rubio, interesado en que sus alumnos adquirieran el dominio de los números y mejoraran su caligrafía, creó una serie de fichas de apoyo para que perfeccionaran la escritura y las matemáticas. Así nació la empresa Cuadernos Rubio allá por 1956, comenta su actual presidente, Enrique Rubio, hijo del fundador.



Los cuadernillos se hicieron en un principio, verdes, para caligrafía y amarillos para problemas. El creador de la marca visitó, prácticamente, todos los colegios de España y, tras un gran esfuerzo, consiguió vender millones de unidades.



Primer cambio



Con el tiempo, “mi padre pensó que los colores verdes y amarillos, eran muy secos, muy arduos, difíciles para los niños”, así que realizó el primer cambio utilizando unas tipografías y unos dibujos en las portadas con mayor colorido, más alegres e infantiles”.



Pero, sin embargo, alega Enrique Rubio, aquello que pensaron que iba a ser un éxito para la marca, “no lo fue tanto”, pues bajaron las estadísticas y las ventas.



Creando marca



El sucesor del fundador que, hoy es el presidente de la empresa, se percató de que la marca no era sólo la palabra Rubio, que además de ser un apellido, es un adjetivo, motivo por el cual tras estudiar la situación en la que se encontraba la empresa, descubrió que “había que acompañarla de otras acciones que le aportarán valor a los clientes”.



Entonces, se inició la transformación, conectaron con una empresa, cambiaron las portadas, aunque siguieron utilizando el dibujo de la mano escribiendo y, posteriormente, “volvimos otra vez a los cuadernos de antaño, para mantener su esencia vintage”.



Fuerte competencia



Con los cambios comenzaron a crecer las ventas, por lo que “mi experiencia me dice que de la marca solo, no se vive”. Rubio considera que el empresario debe estar innovando de manera continua, creando, pensando y, recuerda, que “aunque la gente no lo cree, somos una empresa pequeña”.



En la actualidad “vendemos millones de cuadernillos, pero como nuestro producto es barato, nunca llegaremos a facturar los que las grandes empresas como Santillana, el Grupo Prisa o las multinacionales”. Ante esto, confirma que estas empresas son una fuerte competencia para ellos.



A pesar de esto último, “gracias a que hemos apostado por nuestra marca y por todo lo que la rodea”, añade Enrique Rubio, han conseguido sobrevivir en una época de crisis y “seguir siendo una empresa con cierto éxito”.