OPA de Orange

Credit Suisse gana peso en Jazztel mientras que Alken se retira

La solicitud de OPA presentada por Orange sobre el 100% de las acciones de Jazztel está provocando diferentes movimientos entre los accionistas actuales de la empresa de telecomunicación española, como es el caso del banco suizo Credit Suisse, que ha aprovechado que el valor en Bolsa de Jazztel estaba por debajo de la oferta de Orange - 12,86 euros por título cuando Orange fijó un precio de 13€ - para pasar del 3,081% al 8,76% del capital.

Credit Suisse gana peso en Jazztel mientras que Alken se retiraCredit Suisse gana peso en Jazztel mientras que Alken se retira
  • linkedin
  • google+


Por otro lado, la gestora de fondos Alken Asset Management ha optado por vender el resto de acciones que le quedaban en Jazztel (6%), completando un repliegue que comenzara después de que en septiembre Orange lanzara la OPA. De esta manera, Alken, que llegara a ser la segunda máxima accionista de la compañía española, ya no cuenta con ningún título de ésta.



Inicialmente Alken fue el único accionista que expresó su disconformidad respecto a la oferta presentada por Orange, que fijó un precio por acción de 13€, mientras que la gestora de fondos estimaba que estos títulos deberían llegar hasta los 20 euros.



En cuanto a Credit Suisse, el valor actual en Bolsa de su paquete accionarial (22,475 millones de acciones) ascendería a más de 281 millones de euros. Sin embargo, esta cantidad se vería aumentada a 292 millones de euros si tenemos en cuenta el precio por acción de 13€ fijado por Orange.



Asimismo, otros de los actores implicados también se están moviendo, como es el caso de JP Morgan, que ha reducido su participación del 4% al 2,2%. Por su parte, Leopoldo Fernández Pujals, presidente y máximo accionista de la compañía, ya declaró en su día que acudiría a la OPA con su 14,48%.



Sin embargo, recordaremos que esta operación está sujeta a la aprobación de la Comisión Europea, quien a principios de diciembre manifestó su intención de abrir una investigación, ya que la compra podría generar problemas de competencia y de aumentos de precio para los clientes españoles.  



En este sentido, Orange se muestra optimista y espera que todo se resuelva de manera satisfactoria para la primera mitad de 2015, cuando desembolsaría los 3.400 millones de euros anunciados.