Crea y aplica tu propio ritmo de trabajo

Nos dicen que la clave del éxito es levantarse muy temprano, hacer ejercicio cada día, establecer una planificación, trabajar la automotivación, no tener distracciones durante el trabajo, y otras muchas cosas, pero cabe preguntarse: ¿Se puede aplicar el mismo ritmo de trabajo para todos nosotros?

Crea y aplica tu propio ritmo de trabajoCrea y aplica tu propio ritmo de trabajo
  • linkedin
  • google+

Es evidente que no todos somos iguales. Hay personas que por la mañana les cuesta mucho despertarse y no son capaces de concentrarse y luego por la tarde y por la noche están totalmente activos. Y hay otras personas que les sucede lo contrario, están completamente activos por la mañana y menos activos por la tarde-noche.

Cómo establecer tu ritmo de trabajo

Lo primero que es preciso hacer para establecer tu propio ritmo de trabajo es observar los momentos del día en los que te sientes más activo, más concentrado y con más ganas de hacer cosas. Ese será el momento en el que deberás concentrar las actividades de tu trabajo más complicadas o que requieran más concentración.

Lo importante es no dejar para cuando estemos más cansados las tareas más difíciles porque nos costará mucho más hacerlas y podremos cometer errores.

Como consecuencia de lo anterior, será necesario que clasifiques las tareas en función de su importancia y urgencia, pero con dos premisas básicas: saber decir que no a lo que no supone un ingreso para tu empresa y requiere mucho tiempo, y delegar tareas siempre que sea posible.

Aplica tu ritmo de trabajo y establece tus hábitos

Una vez que hayas detectado los momentos del día en los que estás más activo y hayas planificado las tareas a realizar es necesario incorporar determinados hábitos a tu rutina para mantener tu ritmo de trabajo cada semana:

 

  • Respeta tu tiempo de descanso. En el momento en el que elaboremos nuestra planificación en cuanto a las tareas a llevar a cabo, también tendremos que establecer los momentos de descanso y respetarlos. Si queremos recuperar energía y estar al 100% es preciso que descansemos cada día para desconectar del ajetreo de la rutina.
  • Busca la simplicidad. Si hay varias formas de hacer una tarea en el trabajo y una es más sencilla, apuesta por la simplicidad, no te compliques ni inviertas tiempo de forma innecesaria.
  • Evita las distracciones. Internet, los mensajes de WhatsApp, los correos electrónicos o las llamadas son distracciones a las que nos tendremos que enfrentar cada día. En nuestra planificación diaria podemos establecer un momento o dos durante el día para atender llamadas o contestar correos o mensajes de WhatsApp.
  • Encuentra el aislamiento y la concentración Si has establecido un tiempo determinado para realizar un trabajo es preciso que te concentres en hacerlo para lo cual deberás estar en un lugar tranquilo. Si hay ruido a tu alrededor puedes ponerte unos cascos con música tranquila para lograr centrarte en la tarea que estás haciendo.
  • Prioriza. Tal y como comentábamos anteriormente entre todas las tareas que tengas que realizar será necesario que priorices las que sean importantes y complicadas para hacerlas en los momentos de máxima concentración.

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.