Desde 1887 llevando el pescado ‘de la mar a la mesa’

Conservas Isabel: Sostenibilidad, calidad y tradición como claves del éxito

¡Qué bien, hoy comemos con Isabel! ¿Quién no recuerda esta cancioncilla? Varias generaciones han sido alimentadas con los productos Isabel, desde que el 1887 en la pequeña villa marinera de Elantxove, José de Garavilla, fundó las bases de uno de los mayores grupos europeos de pesca extractiva y conservas de pescado.  

Conservas Isabel: La sostenibilidad, la calidad y la tradición  en cualquier lugar, Conservas Isabel Imagen: Isabel
  • linkedin
  • google+

El fundador de Conservas Garavilla, miembro de una familia de Lekeito, en la provincia de Vizcaya, con gran vinculación a la pesca y de gran espíritu emprendedor, creó una pequeña y artesanal conservera.

El negocio floreció y pronto se dio cuenta de la necesidad de trasladarse a Bermeo, entonces capital del Señorío, que contaba con un puerto y una flota más grande, con lo que conseguía un mayor aprovisionamiento de materias primas y facilitaba la comercialización.

Ya en los años 60 surge la marca Isabel, aumenta la dimensión de la empresa fundando hasta 11 fábricas por toda la Península y Canarias bajo el principio "se enlata donde hay pescado".

Años de expansión, con la creación de una potente red comercial, una activa presencia en los medios de comunicación y una moderna flota pesquera presidieron los años 70, 80 y 90, ya bajo el liderazgo de la tercera generación familiar.

En esta etapa Conservas Garavilla consolida la estructura y la imagen de la empresa alcanzando el éxito y un sólido prestigio. Isabel sería la primera marca del sector conservero con gran presencia en los medios de comunicación que conseguiría que, con el eslogan:"¡Qué bien, hoy comemos con Isabel!", la mayoría de los españoles tarareasen la alegría y satisfacción de saborear sus productos.

Apostando por la tecnología

En la actualidad, con la más avanzada tecnología tanto en la elaboración como en la conservación, la empresa española tiene distribuidas por toda la geografía nacional muy próximas a los principales puertos pesqueros, las plantas industriales de Conservas Garavilla, lo que le ha llevado a ser una de las potencias europeas en la elaboración de conservas de pescado.

Cuatro buques atuneros componen su moderna flota. Con ella durante dos meses, 26 marineros efectúan las capturas, acercando a los clientes de Conservas Isabel “lo mejor del mar”, que envasan en cuatro plantas ubicadas en Mundaka (Vizcaya), El Grove (Pontevedra), Agadir (Marruecos) y Manta (Ecuador).

Expansión internacional

España, Marruecos, Francia, Reino Unido, Italia, Europa Central y del Este, Sudamérica -en especial Ecuador y Colombia-, Grecia, Dinamarca, Países Bajos, Finlandia y América Central son los grandes mercados internacionales donde Conservas Isabel está presente.

Pilares del éxito

El éxito de Conservas Garavilla es fruto de un esfuerzo colectivo de los cientos de mujeres y hombres que a lo largo de más de un siglo han apostado por el trabajo bien hecho, el compromiso con la calidad, el respeto a la mejor tradición y el orgullo de formar parte de una empresa que es líder mundial en el sector de las conservas de pescado.

Sostenibilidad

Conservas Isabel, con el firme propósito de buscar satisfacer las necesidades y expectativas del consumidor, poniendo siempre a su disposición productos de calidad, mantiene un compromiso social y de sostenibilidad.

Este compromiso, además de hacerlo propio, lo comparte con sus colaboradores externos para garantizar el bienestar de todas las personas que participan en el proceso, así como hacer un buen uso de los recursos limitados que posee el planeta, con el objetivo de apostar por su continuidad.

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.