Consejos para vender a puerta fría

Siempre he pensado que una de las profesiones más duras, es la que ejercen los comerciales que actúan a puerta fría; es decir, sin haber concertado previamente una cita o sin tener acuerdos previos con el cliente en cuestión, presentándose directamente en la empresa.

Vender a puerta fríaConsejos para vender a puerta fría
  • linkedin
  • google+

Y es que hay que tener mucho valor para ello y para saber llevar las situaciones que uno podrá encontrarse en el día a día por la calle.

Ahora bien, no menos cierto es que quien consigue hacerse a este trabajo, asimilar sus aspectos negativos y ser cada vez mejor, contará con una profesión que puede granjearle muchos beneficios y una mejora increíble de la autoestima y las capacidades comunicativas; además, claro está, de que si sois emprendedores probablemente os toque u os haya tocado pasar por aquí, ¿verdad? En el post de hoy voy a daros una serie de recomendaciones para vender a puerta fría de manera exitosa.

  1. Interlocutor

    Cuando vayáis a ofrecer algo a una empresa debéis saber a quién debéis dirigiros. Es decir, que tendréis que preguntar por el responsable de compras o el dueño.

  2. Autoestima

    Ésta es una profesión en la que tendréis que forzar a la otra parte para acabar convenciéndola de que lo que vendéis es increíble y de que podrá solucionarle la vida. Claro está que para que ésto pueda sonar creíble tendréis que tener confianza en vuestras capacidades y no dejaros amilanar a la primera de cambio. Si no mostráis fortaleza no os tomarán en serio.

  3. Conocimiento del producto

    Primero de todo tendréis que tener un conocimiento exacto del producto o servicio que estáis vendiendo, pues lo último que querréis es quedar en evidencia delante de un posible cliente, ¿verdad?

  4. Explicación sencilla

    Es importante saber dar una explicación de manera rápida y sencilla.

  5. Imagen

    La imagen también es muy importante, pues debéis cuidarla. En cuanto a la vestimenta debería ser algo formal.

    De igual manera procurad llevar tarjetas y documentación bien presentada con copias para dejárselas al potencial cliente.

  6. No es no

    Una de las cosas que más me sacan de mis casillas cuando me tratan de hacer una oferta de telefonía, tarjetas de crédito o seguros es la insistencia que ponen los comerciales. Entiendo que se lleven su comisión si la cosa sale bien, pero de ahí a forzar hay un camino largo.

    Si una vez explicado os dicen que no sed educados y despediros cordialmente; no insistáis más y dejad vuestra tarjeta por si cambia de opinión.

    Tened ésto muy en cuenta, pues si forzáis estaréis poniendo nervioso al potencial cliente y no sabéis por donde salga; además de que si os retiráis a tiempo dejaréis las puertas abiertas para un futuro.

  7. Cultura general

    Debéis tener en cuenta que a la hora de mantener una conversación con un potencial cliente no sólo trataréis del producto o servicio en cuestión, sino que es muy posible que os vayáis por los Cerros de Úbeda y comencéis a hablar de otras cosas. Aquí hay tres problemas que deberéis saber solventarlos: el primero de ellos pasa por no hablar más de la cuenta o perder los modales; el segundo pasa por saber retomar en el momento oportuno la razón de la visita; y el tercero pasa por tener de que hablar con el potencial cliente. Ésto último es muy importante, pues si tenéis un nivel cultural adecuado y una base de conocimiento del entorno podréis seguir el hilo de aquellos temas por donde el potencial cliente se vea entusiasmado.

  8. No os olvidéis del cliente

    Si habéis conseguido que el potencial cliente se acabe convirtiendo en cliente no os olvidéis de él. Hacedle de vez en cuando una visita, y no para venderle más cosas, sino sólo para preguntarle qué tal le va con el servicio o producto. Ésto hará que el servicio postventa de la empresa se vea reforzado y ganéis autoridad para cuando haga falta vender algo más o incluso renegociar un contrato.

 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.