Entrevista a José Ramón Tramoyeres cofundador de Just Make

“Con la tecnología 3D estamos cerrando el círculo, los objetos cambian de valor”

Imprimir una silla, reciclarla y con el mismo material poder fabricar un zapato, sin que este proceso suponga un nuevo coste para el consumidor, es a lo que se refiere José Ramón Tramoyeres, cofundador del centro de impresión 3D Just Make, cuando habla de “cerrar el círculo” de la producción.

“Con la tecnología 3D estamos cerrando el círculo, los objetos cambian de valor, ya no son objetos”Just Make
  • linkedin
  • google+


Si bien los materiales con los que funcionan las impresora 3D todavía no son plenamente reciclables, es en esta dirección hacia donde se dirigen los avances de la tecnología 3D, cada vez más integrada en nuestras vidas.





“Si fabricas una cosa y te cansas de ella, en lugar de deshacerte de este objeto podrás reciclar el material y producir algo nuevo. No hará falta tener que comprar nada nuevo”, explica Tramoyeres, quien asegura que “en tres, cuatro años esta tecnología estará ya totalmente aceptada y asumida por la sociedad”.



En este sentido, desde Just Make pretenden hacer la impresión 3D más accesible a través de sus centros y su plataforma online, que como nos comenta Tramoyeres estará operativa en poco tiempo.



A pesar de que en Just Make hacen “un poco de todo” - imprimir archivos, diseñar y escanear - Tramoyeres señala que están más orientados hacia el diseño, siendo capaces de sacar series cortas de objetos, sin necesidad de ir a grandes tiradas.



Para Tramoyeres esta capacidad es precisamente una de las mejores facultades de la tecnología 3D: “poder producir cualquier cosa sin ir a tiradas grandes”.



“Por ejemplo, si se te rompe una pieza de cualquier objeto, o incluso quieres piezas que no existen, pues las puedes imprimir”, apunta Tramoyeres.



Asimismo, desde Just Make buscan continuamente la colaboración con otros profesionales como con el chef Paco Morales, junto con el investigan en el diseño e impresión de comida. Destacar que Tramoyeres y Morales serán ponentes en EmTech España 2014, donde además de hablar sobre la tecnología 3D harán una demostración en directo. Otra de las colaboraciones de Just Make es la que junto a Siemprevivas ha dado como fruto la colección de moda Silhouttes.



El planteamiento de Just Make es explorar todas las posibilidades que ofrece esta tecnología “que está cambiando tanto la forma de diseñar como de producir y de consumir”.



Desde Just Make comentan que buscan sectores donde prime la personalización, para lo que la tecnología 3D mejora los métodos tradicionales y es que según explica Tramoyeres con una impresora 3D cuesta lo mismo hacer 5.000 productos diferentes que 5.000 iguales.



En este sentido, nuestro interlocutor nos comenta que con Morales, además de trabajar en la personalización de la comida, están haciendo tiradas cortas de vajillas.



Por otro lado, Tramoyeres explica que la principal cualidad de la tecnología 3D es que es aditiva.



“Tú vas añadiendo material, entonces no hay desperdicios. Por ejemplo, para hacer una escultura de mármol, fíjate todo el mármol que le tienes que quitar para hacer la escultura. Con la impresión 3D sólo utilizas lo que añades”, señala.



Asimismo, esta tecnología permite materializar diseños complejos para los que no se puedan fabricar moldes, como celosías espaciales que son muy rígidas y muy ligeras.



En aviones se está utilizando mucho para hacer celosías, porque ahorra muchísimo combustible. Estas celosías también se están utilizando en los coches. Cuando se produce un choque este tipo de celosía absorbe la energía y no la desprende como otros objetos, por lo que es mucho más seguro”, afirma Tramoyeres, quien sin embargo asegura que en el sector en el que más se está utilizando esta tecnología es en la medicina para hacer por ejemplo prótesis y herramientas de cirugía.