Peertransfer le permitió a su fundador, Iker Marcaide, ganar el premio “innovador joven menor de 35 años” del EmTech España 2011

Peertransfer: cómo gestionar una start-up a la americana

Si hubiera que elegir una palabra para definir el estilo de trabajo que impera en las empresas tecnológicas de última generación, utilizaríamos la palabra “libertad”. Libertad creativa, libertad de horarios, libertad en la vestimenta… en definitiva libertad en todos aquellos aspectos que sean susceptibles de estrangular el talento de las personas.

¿Cómo se gestiona una start-up española a la americana?Iker Marcaide, fundador de Peertransfer en su sede de Valencia
  • linkedin
  • google+


En mi visita a la start-up española Peertransfer para entrevistar a su fundador, Iker Marcaide, pude advertir, tanto en el ambiente como en las palabras de Marcaide, esa libertad, esa flexibilidad laboral y vital que tan buenos resultados le están dando.



Peertransfer es una empresa que se dedica a las transacciones monetarias entre estudiantes y universidades, asumiendo el rol que antes desempeñaban únicamente los bancos, que en opinión de Marcaide cobraban unas tasas abusivas, además de actuar en muchas ocasiones de manera incompetente. El negocio actual de Peertransfer está en las transacciones internacionales entre estudiantes y universidades, con una clientela repartida entre más de 370 universidades de todo el mundo. Además de un crecimiento anual del 800%.



La primera impresión que tuve cuando entré en la sede de Peertransfer en Valencia  fue la de estar en un lugar de recreo más que en una oficina de trabajo. Me recordaba al dormitorio de un joven estudiante, con sus posters, sus banderines de equipos de fútbol - en este caso de fútbol americano -su mobiliario cómodo e informal e incluso una mesa de ping-pong. La gente parecía disfrutar en aquel entorno, en el que definitivamente se respiraba buen rollo.



Un buen rollo que terminó por confirmarme el propio Marcaide con su actitud y su discurso espontáneo y nada encorsetado.



Para mí, la mayor satisfacción que puedo tener es que la gente pueda crecer”, dijo este joven empresario, que aseguró que su intención es que la “aventura” Peertransfer sea satisfactoria para todos.



No es cuestión de que si la cosa va bien, sólo el fundador gane dinero”, apuntó Marcaide, quien aspira a que la gente sienta la empresa como suya. Y es que la empresa es suya, ya que todos los que trabajan en Peertransfer tienen acciones de la compañía.



Marcaide, quien estudió durante dos años en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), está irremediablemente influido por la cultura empresarial americana, que según nos comentó se reduce a “cuanta más gente le vaya bien, mejor, porque permitirá crecer a los demás”.



Este español de 31 años opina que en la vida tenemos la oportunidad de crear un impacto en los demás y confiesa que le da rabia ver que la gente no está ni estudiando ni trabajando.



Peertransfer recuerda a empresas como Google, donde sus instalaciones están llenas de "juguetes" como un scalextric, un tobogán o máquinas recreativas entre otras distracciones, que los empleados pueden utilizar en cualquier momento para desconectar del trabajo y recargar baterías.



Sin dudad, una manera muy diferente de gestionar una empresa a lo que estamos acostumbrados en España.