¿Como se elabora un análisis DAFO?

Indica en qué situación, tanto a nivel interno como externo se encuentra la empresa respecto a la competencia. 

dafo¿Como se elabora un análisis DAFO?
  • linkedin
  • google+

Pretende poner en papel y encontrar aquellos puntos débiles y fuertes de la empresa a todos los niveles. Se analizan los siguientes puntos:
 

  • Debilidades: son los aspectos que limitan o reducen la capacidad de desarrollo efectivo de la estrategia de la empresa. Son una amenaza para la organización y deben, por tanto, ser controladas y superadas para poder proseguir la actividad.
     
  • Amenazas: son todas las fuerzas del entorno que pueden impedir la implantación de una estrategia, reducir su efectividad o incrementar los riesgos y recursos que se necesitan para su implantación.
     
  • Fortalezas: son el conjunto de capacidades, recursos, posiciones alcanzadas y ventajas competitivas que deben y pueden servir para explotar oportunidades.
     
  • Oportunidades: es todo aquello que pueda suponer una ventaja competitiva para la empresa o representar una posibilidad para mejorar una rentabilidad de la misma con la finalidad de aumentar la cifra de negocio. Al ser compartidas con el resto de compañías del sector, hay que ser capaz de ser más hábiles que todos ellos para aprovecharlas mejor.

¿Qué elementos determinan el análisis?

Hay dos grandes elementos que determinan este análisis:
 

  • Internos: factores que desde dentro de la empresa condicionan las estrategias de Marketing. Dependen de las posibilidades de operatividad de la empresa, a partir de unas necesidades estudiadas y evaluadas anteriormente del público objetivo al cual dirigirse.
     
  • Externos: son aquellos elementos que no dependen de la propia empresa, sino del entorno en el cual se encuentra. Se distinguen según si son elementos del:
     
    • Microentorno: elementos exteriores a la empresas pero que afectan solamente o de forma muy especial únicamente a la propia empresa. Son elementos cercanos que influyen en el día a día más operativo.
       
    • Macroentorno: elementos exteriores que afectan a todas las otras empresas competidoras del sector, ya que tienen una incidencia mucho mayor.

¿Cómo se realiza el análisis interno?

Engloba las fortalezas y debilidades de la empresa. Es el factor determinante más importante, ya que condiciona las estrategias que una empresa puede tomar en la persecución de su finalidad: es la situación de la empresa en sí misma. Los puntos a avaluar son los siguientes:
 

  • Estructura productiva: condiciona los productos que puede fabricar y los que no, así como los costes de producción.
     
  • Estructura comercial: determina los canales que puede utilizar en su estrategia de distribución.
     
  • Posicionamiento de la empresa según la percepción de valor del cliente: hay que evaluar el nivel de calidad en el sentido de cubrir las expectativas de los clientes. La calidad es un concepto subjetivo, ya que depende de la percepción del cliente.
     
  • Área financiera: hay que analizar los siguientes elementos:
     
    • Autofinanciación: disponibilidad de fondos para proseguir la actividad o invertir.
       
    • Posibilidad de financiación externa
       
  • Análisis de la cartera de productos: hay que concretar aspectos como:
     
    • La rentabilidad de cada producto 
    • En qué fase del ciclo de vida se encuentra cada producto 
    • Ventajas y desventajas de cada producto respecto los de la competencia
    • Cuál es la participación de cada producto en las ventas globales de la empresa
       
  • Análisis de la rentabilidad de la cartera de clientes: es importante valorar puntos como:
    • Margen de los productos que adquiere cada cliente 
    • Valorar su grado de fidelización 
    • Conocer las ventas a cada cliente 
    • Saber si un cambio en el precio afecta o no a su compra 
       
  • Posicionamiento de marca: es la imagen que los consumidores tienen de la empresa y sus productos. La imagen de marca que se tiene de la compañía limita las posibilidades de poder lanzar nuevos productos o servicios que el consumidor pueda considerar incoherentes con la imagen previa.
     
  • Cultura de la organización: son el conjunto de pautas de comportamiento habituales en la empresa. Son un elemento cultural que identifica a la empresa ante sus clientes y que los integrantes de la empresa acaban considerando como algo propio de gran valor. Hay que trabajar aspectos como:
    • El proceso de toma de decisiones
    • Las normas y procedimientos
    • La participación y las reuniones
    • El estilo de liderazgo
    • Las políticas de Recursos Humanos
       
  • Estructura de la organización: es la forma que tiene la empresa de ordenar sus recursos para conseguir los objetivos marcados en la estrategia. Hay muchas actividades que no aporten en sí mismas valor añadido, pero que son imprescindibles en su funcionamiento diario, como los departamentos de contabilidad, administración o los servicios jurídicos.
     
  • Análisis de la organización: hay que analizar la organización para saber en qué contextos será válida y en cuáles no. Toda organización tiene que ser capaz de adaptarse a los cambios del entorno. Para ello, tiene que ser flexible.

Cambiar cualquiera de estos condicionantes internos para poder acometer nuevas opciones estrategias es difícil. Supone inversiones que podrán o no ser sufragadas en función de la situación económica de la empresa. La aprobación de los cambios dependerá de cuál sea la cultura de la empresa, las estrategias generales definidas a largo plazo por la alta dirección, y que no son fácilmente cambiables.

¿Cómo se realiza el análisis externo?

Son aquellos factores que vienen dados por el entorno y que la empresa no puede controlar, pero tiene que ser capaz de adaptarse. Hay que analizar aspectos como los siguientes:
 

  • Cambios en la demanda: los gustos y preferencias de los consumidores no son estáticos, sino que varían en el tiempo. Por lo tanto, la empresa tiene que ser capaz de identificarlos.
  • Cambios en la legislación: hay cambios de gobierno que pueden provocar cambios en determinada legislación (referente a temas fiscales o ambientales, por ejemplo).
  • Situación económica general: determina aspectos como la inversión que puede realizar la Administración en infraestructuras que son necesarias para el buen desarrollo de la empresa y en la capacidad de compra de los consumidores.
  • Desastres naturales: la natura es impredecible. Puede provocar daños en las fábricas, cortes del suministro eléctrico…
Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.