Cómo reflotar una empresa en problemas – Parte I

El mundo de la empresa no es ni mucho menos el idílico paisaje que pintan algunos para ciertas startups; no, la verdad es más cruda, y muchas son las compañías que día tras día tienen que batallar con impedimentos de todo tipo; una situación para la que no todo el mundo está preparado, y de ahí que muchos tiren la toalla antes de tiempo.

Reflotar empresasCómo reflotar una empresa en problemas – Parte I
  • linkedin
  • google+

¿Tenéis una empresa que está pasando por problemas en estos momentos? ¿Veis que las ventas caen ejercicio tras ejercicio? Pues entonces pararos un momento para evaluar la situación y pensad cuál es el motivo y qué alternativas tenéis; y para que os sea más sencillo hoy voy a enseñaros una serie de consejos para reflotar una empresa.

 

Cómo reflotar una empresa en problemas

  • Auditoria

Contratad a un profesional en la materia y sed sinceros en el momento en el que os pregunte por datos sensibles.

  • Estudio de mercado

Imagino que en el momento de crear la empresa haríais un estudio de mercado en el que se evaluara realmente cuáles eran en aquel entonces las necesidades de los clientes, ¿verdad? Pues la cosa ha podido cambiar, y deberíais haber estado haciendo un control de la situación cada poco tiempo. Se torna muy importante que hagáis un estudio de mercado minucioso para ver si el problema de fondo es que no estáis ofreciendo lo que realmente está solicitando la gente.

Ahora bien, puede darse la situación de que descubráis que necesitáis hacer un cambio en el enfoque de la compañía; y claro, dependiendo de la actividad las consecuencias podrán ser muy dolorosas en el aspecto económico. Si la situación es esta o similar podréis probar a buscar financiación bancaria tradicional, pero si ya de por si estáis endeudados y no podéis hacer frente a nuevas obligaciones, evaluad la entrada de un socio en el capital.

  • Control eficiente de stock

Este suele ser uno de los casos más típicos, el de una empresa que no lleva un control del stock y ve cómo compra más de lo debido.

De igual manera, a la hora de hacer un control del stock, hay que ver qué piezas o productos no se encuentran en estado de ser empleados o vendidos, pues en ocasiones se habrán podido dañar. Como ejemplo os pondré el de una carpintería metálica que deja sus materias primas al aire libre, con la consiguiente oxidación y deshecho. El control eficiente del stock siempre debe ir de la mano con los controles de calidad.

  • Métricas del negocio y gestión eficiente

¿Cómo vais a controlar un negocio si no sabéis los números del mismo? Tenéis que saber a ciencia cierta todo aquello que sea imprescindible para el funcionamiento de vuestra empresa: stock disponible, piezas desechadas, ventas por referencia, deuda existente y plazos, facturación, estadística de clientes, precios de compra, cálculo de márgenes, impuestos, etc. Todo aquello que os pueda influir debe tener la posibilidad de ser medido de manera eficiente.

Claro está que si por la razón que sea no podéis llevar esto a cabo debéis buscar la manera de hacerlo: contratando un servicio de asesoría contable, informatizando todo, estableciendo procedimientos sencillos, contratando personal, etc.

  • Buscad la rentabilidad

Tened en cuenta que una empresa está diseñada para obtener beneficios, pues de otra manera sería una ONG, de ahí que tengáis que trabajar en pro de obtener el mayor margen comercial posible. ¿Cómo? Pues siendo eficientes y teniendo altos estándares de calidad en el negocio.

Si tenéis varias líneas de negocio y no todas son eficientes, dejad de lado lo que menos beneficio os aporte y centraros en la parte más rentable. Con ello conseguiréis aumentar la producción y las ventas, además de mejorar la calidad al tener menos procesos en los que tener que centraros.

  • Evitad el exceso de surtido

En línea con el anterior punto viene este consejo. Tened en cuenta que a no ser que seáis una compañía grande y con muchos recursos, tendréis que centraros en pocos productos o servicios. Es mejor que os centréis en aquellos productos que os sean rentables, que se os den bien y que tengan buena salida en el mercado.

Con el tiempo, cuando hayáis prosperado, podréis ver la posibilidad de ir aumentando el catálogo poco a poco.

  • Planificad los gastos

Anteriormente os decía que hay que llevar una métrica precisa de los gastos y de todos los números de la empresa, así que resultará clave que podáis saber a ciencia cierta cuáles son las obligaciones a las que estáis expuestos, cuáles son sus fechas de vencimiento, y si existe la posibilidad de quitaros de encima aquellas deudas a las que les quede una vida corta.

En muchas ocasiones suele pasar que no se lleva un control eficiente, y a la hora de invertir y hacer previsiones no se tiene en cuenta el efecto de los cargos; causando un estrangulamiento financiero.

Hasta aquí con la primera entrega, espero que os haya sido de ayuda para evaluar los problemas que podáis tener en la empresa. En los próximos días se publicará una segunda entrega.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.