Cómo puedo prevenir la morosidad

El aumento de la morosidad con la crisis económica, ha hecho preguntarse a muchas empresas y autónomos cómo evitarla para que no suponga un obstáculo en su actividad.

prevenir la morosidadCómo puedo prevenir la morosidad
  • linkedin
  • google+


Aunque la Ley de Morosidad establece unos plazos de pago, éstos no se cumplen y no se están imponiendo las sanciones necesarias para que se respeten dichos plazos. Como consecuencia de lo anterior, cobra especial importancia la prevención de la morosidad, es decir, todo lo que podemos hacer al contratar con un cliente, colaborador o proveedor, para evitar que exista deuda.



Solicitar información.



La información sobre las empresas, se puede recabar de muy distinta forma, pero actualmente, los informes comerciales se han convertido en elementos fundamentales en la prevención de la morosidad. Se trata de informes elaborados por empresas especializadas en los que se recogen los principales datos de las empresas así como su capacidad de pago.



Con la información que proporcionan los informes comerciales podemos evitar muchos problemas en el futuro ya que nos ayudan a tener una visión muy clara de la empresa con la que queremos tratar.





Otras opciones que podemos utilizar para obtener información de las empresas es solicitar información en los registros públicos (Registro de la Propiedad y Registro Mercantil), pero se obtiene una información menos completa que con los informes comerciales.



Documentar la deuda.



Plasmar la deuda en un documento es fundamental en cualquier transacción. Por ello, son esenciales los contratos, albaranes, órdenes de compra, notas de entrega, facturas etc. Todo documento que se refiera a una deuda debe ir perfectamente cumplimentado y firmado por las personas que corresponda.



Aunque se utilizan mucho los contratos firmados y escaneados, es necesario tener siempre un original del documento firmado que acredite la existencia de la transacción.



Establecer una política de pago.



Ante cualquier relación comercial o transacción es esencial dejar claras las condiciones de pago en el momento de formalizar la operación y plasmarlas por escrito, tal y como comentábamos en el apartado anterior. Por ejemplo, en las facturas se debe detallar con claridad el importe a pagar, el plazo para el pago y la forma de pago (cheque, pagaré, transferencia, efectivo etc.).



Solicitar referencias.



Una opción que puede resultar bastante efectiva en relación a las empresas morosas, es solicitar referencias a otros proveedores, clientes o colaboradores de esa empresa, de forma que podamos conocer una información práctica y si existen o no casos de impago.



En este sentido nos pueden ayudar mucho las redes sociales, puesto que están abiertas a todas las opiniones y criterios, y cada vez son más utilizadas por las empresas como medio para atender a sus clientes y conocer sus quejas o consejos.



Pedir garantías.



En el caso en que, una vez que hayamos realizado un estudio de un cliente, proveedor o colaborador, detectemos que pueden existir problemas de pago, podemos valorar la posibilidad de solicitar garantías. Estas garantías pueden ser de diverso tipo: aval bancario, fianza personal de un tercero, pago por adelantado etc.



 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.