En la actualidad hay más de 400.000 avisos a webs por parte del buscador

Cómo poner fin a una penalización de Google

Cuando una empresa ha sufrido penalización por parte de Google, su web corre el riesgo de desaparecer de los buscadores o ser relegada a la tercera o cuarta página, lo que supone no existir en la comunidad online. Este aspecto constituye un grave problema para las firmas que se encuentran en esa situación, comenta a infocif Alberto Flores, cofundador de Capitán Seo. 

¿Has sido penalizado por Google y no sabes cómo poner fin al castigo?El buscador "mira con lupa" las webs
  • linkedin
  • google+


Conseguir que Google despenalice una web es muy difícil, pero puede llegar a conseguirse. Es factible que el buscador “levante el castigo” en un tiempo mínimo de seis meses si considera la despenalización, señala el especialista en desarrollo Web, quién añade que, en ocasiones, envía varios avisos manuales para que la empresa pueda corregir los errores.



Estos plazos de tiempo pueden llegar a ser “descorazonadores” para el empresario, alega, al alargarse el castigo durante mucho tiempo. En estos casos, a veces, es preferible cerrar la web y abrir una nueva en su lugar con otro nombre.   



Existen más de 3 billones de webs en el mundo según WordWideWebSize.com a fecha de julio de 2014. Según Matt Cutts, director del departamento contra Spam de Google, “a día de hoy se hacen más de 400.000 acciones manuales (avisos de posibles penalizaciones) al mes”.



Acciones que penalizan



1-Crear o comprar enlaces artificiales a la web de páginas que no se corresponden con la temática de la empresa, es decir, que no pertenecen a su sector o tener una “granja de enlaces” compuesta por páginas sin relevancia.



También, Google penaliza  el hecho de enviar a la competencia enlaces tóxicos para que el buscador los penalice como spams o páginas pornográficas, entre otros temas.



2-Que en la web exista una saturación de palabras clave. El abuso de la misma palabra, es considerada como una mala práctica. Es posible evitar el castigo utilizando sinónimos o palabras relativas. 



3-Ocultar textos. Constituye una mala práctica camuflar unos párrafos dentro de un texto, dándoles el mismo color que el fondo de la página. El objetivo es que los usuarios no los lean, pero sí el “robot” de Google, acción penalizada, pues el buscador considera que los contenidos van dirigidos al usuario y no a los motores de búsqueda.



Google está muy pendiente



Las empresas que trabajan en Internet deben estar muy pendientes de las actualizaciones algorítmicas más relevantes como Google Panda y Pingüino, para no ser ‘castigado’. 



Tipos de penalización



1-Manual: Google tiene a personas dedicadas a detectar señales de alarma sobre malas prácticas en las webs. A través de ciertas herramientas como Webmasters, en las que hay que darse de alta, lanza avisos a las empresas sobre posibles penalizaciones.



2-Algorítmica: Google busca incumplimientos de las directrices de alguno de sus algoritmos como Google Panda -castiga contenidos copiados o duplicados- o Pingüino -valora más los enlaces externos y de calidad y naturales y penaliza los que no se corresponden con el sector de la empresa o son tóxicos o artificiales-. El buscador ‘castiga’ de forma directa sin ningún aviso previo. Una empresa puede llegar a perder hasta 20 posiciones en el ranking y quedar relegada más allá de la tercera página.



…Y,  ¿Cómo consigo que Google levante el castigo?



1-Penalizada una empresa por los enlaces entrantes, hay que eliminar los mismos cuanto antes. Para ello, existen las herramientas para Webmasters de Google, que proporcionan informes detallados sobre la visibilidad de una web en el buscador y comunican enlaces sospechosos en el sitio.



Con las ‘Webmasters Tolls’ debe localizarse la web penalizada, buscar los enlaces ‘malos’ e ir eliminando uno a uno los considerados ‘artificiales’ por Google, en un documento de Excel que habrá que descargar.



Realizada esta acción, “muy farragosa para las empresas”, indica Alberto Flores, hay que enviar a Google la solicitud de ‘reconsideración’ a través de la herramienta Disavow, en la que se incluirá la lista de los enlaces que han sido eliminados por ser tóxicos. En unos seis meses, como mínimo, la respuesta llegará a través de esta herramienta e indicará si la web ha sido despenalizada.



En ocasiones, Google ‘no levanta el castigo’ al considerar que todavía quedan enlaces tóxicos por lo que exige volver a efectuar la misma operación, una y otra vez.  



2-  Google Panda, algoritmo de Google, puede penalizar por contenido duplicado o saturación de palabras clave. Al igual que en el caso anterior, se trata de suprimir esos errores mediante la utilización de las herramientas para Webmasters. Google valora el uso de sinónimos o palabras relativas, en el caso de saturación de palabras claves y la existencia de un contenido fresco, original, único, relevante y propio, si se trata de penalización por contenido copiado o duplicado.