Cómo mejorar la imagen de una empresa – Parte I

No es agradable ver cómo la imagen de la empresa por la que tanto habéis luchado se difumina en el mercado, pues es como si estuvierais viendo a un ser querido desvanecerse poco a poco.

Mejorar la imagen de la empresaCómo mejorar la imagen de una empresa – Parte I
  • linkedin
  • google+

Una situación que en el mundo empresarial se da constantemente, ya que cada día son decenas las empresas que cierran en nuestro país porque la competencia se las ha comido al perder imagen y presencia en el mercado. ¿Qué hacer en estos casos? ¿Cómo reaccionar? Primero de todo debéis mantener la calma, de otra manera no lograréis nada; o incluso puede que degradéis aún más la situación. Y después pensad, pensad mucho sobre qué es lo que ha podido pasar.

Por lo general la expulsión del mercado se suele dar por dos razones. La primera de ellas pasaría por no hacer promociones adecuadas, no cuidar la presencia de la marca y/o sus productos, o mismamente por haber reducido la calidad; mientras que la segunda simplemente viene dada de la entrada de un competidor fuerte en el sector, afectándoos directamente. ¿Os sentís identificados con alguna de estas dos definiciones? Si se trata del primer caso aún estaréis a tiempo de reflotar vuestra imagen para poder recuperar las posiciones perdidas en el mercado. Estad atentos a los siguientes puntos, pues trataré de daros algunos consejos para ello.

 

Cómo mejorar la imagen de una empresa, primera parte

  • Mejora de producto o servicio

Una de las razones más frecuentes en la pérdida de apoyo por parte de los compradores, y en consecuencia del deterioro de la imagen, reside en la pérdida de valor de los productos fabricados o de los servicios prestados. Si no ponéis atención a los detalles y os permitís bajar los estándares de calidad, os encontraréis con que los productos comienzan a salir de la planta de fabricación con pequeños defectos que al final serán más que apreciables, dejándoselo en bandeja a los competidores y viendo a la vez cómo se incrementan las devoluciones y quejas. Y si ofrecéis servicios, la cosa será más cruel aún, pues significará que cada vez prestáis menos interés a vuestra profesión, o los empleados, por alguna razón, no están haciendo correctamente su labor. ¿Existe algún problema por esta vía?

  • Actualización

Otro de los problemas más habituales que se encuentra en muchas empresas es la terquedad de los dueños por no querer evolucionar. Es decir, que aun habiendo cambiado las necesidades del mercado, e incluso habiendo quedado desfasado el producto o servicio ofrecido, se sigue erre que erre queriendo vendérselo a los clientes. Por ejemplo, imaginad que tenéis una fábrica de juguetes y os cerráis en banda a introducir elementos electrónicos, cuando es lo que se está viendo en el mercado y precisamente es lo que anda buscando la gente. Si os encontráis en una situación de este tipo debéis dejaros aconsejar, dar un paso adelante y volver a entrar en los anaqueles de las tiendas; si no será vuestro fin.

  • Mejora de las instalaciones

En otras ocasiones la pérdida de imagen puede estar relacionada con una reducción de calidad que no implica necesariamente desidia, pues podrá darse el caso de que tengáis instalaciones que no estén preparadas para los nuevos tiempos que corren. Tendréis que hacer un estudio certero sobre lo que la empresa requiere; y si el problema tiene un fondo económico, tendréis que buscar una solución; pero tened en cuenta que cuanto más esperéis más ventas perderéis y más imagen os dejaréis por el camino. Si es necesario plantearos la posibilidad de meter un socio en el negocio; un inversor que a cambio de una participación societaria os permita disponer de los fondos necesarios para poner la empresa acorde con los nuevos tiempos. Lo ideal sería que esta persona conociera el mercado a fin de que os pudiera aconsejar de primera mano.

  • Producto gancho

También puede darse que el problema no hayan sido los puntos anteriores, sino por ejemplo la existencia de cada vez más competidores en el mercado, difuminando vuestra marca entre todas las opciones. ¿Qué hacer aquí? Pues sencilla y llanamente tendréis que dar un golpe sobre la mesa y enseñar vuestros dientes.

Una de las técnicas que más efecto suele ofrecer son los denominados “productos gancho”, artículos o servicios que nada más verlos llaman vivamente la atención del consumidor o del distribuidor, haciendo que se lo piense poco a la hora de comprar. Por lo general, el truco suele estar en el precio, así que tendréis que evaluar cómo podéis ofrecer un producto o servicio interesante en el mercado a precio de risa (obviamente sin perder dinero). Tened también en cuenta que una vez consigáis atraer la atención de los clientes podréis aprovechar la oportunidad para encajar otro tipo de productos relacionados. Os pongo un ejemplo:

Fabricáis lencería de cama y la vendéis en 5 tiendas físicas y en Internet. Ahora pensad en un juego de cama de un material determinado que a vosotros os cuesta fabricar 25 euros y su precio en tienda es de 75 euros. Pues bien, probad a lanzar al mercado una oferta de 39,95 euros; y a la vez ofreced otros diseños, almohadas, mantas y demás. Incluso combos. Ya veréis cómo muchos de los que vayan a por la oferta se llevan también los demás productos a precio estándar.

Esta técnica os ayudará a llamar la atención por un tiempo, pero si queréis mantener ese flujo de clientes, tendréis que pensar cómo. Una de las mejores opciones es sacando un boletín con las promociones (productos gancho) y enviándoselo directamente a los clientes. Así verán que frecuentemente planteáis nuevas propuestas y se interesarán.

Hasta aquí la primera entrega sobre cómo mejorar la imagen de una empresa en problemas. Como habréis podido ver la solución básicamente pasa por optimizar los procesos internos de la empresa, pues cuanto más fallen estos la identidad más se verá afectada. 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.